«Me fié de Gil, pero parece ser que me engañó bastante»

Muñoz insiste en que firmó convenios «hasta en el capó de los coches» obedeciendo a su patrón y Roca negó trato de favor con Sean Connery

El ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, que no tendrá que acudir a la sesión de hoy del «caso Goldfinger» por su estado de salud, flanqueado por Roca
El ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, que no tendrá que acudir a la sesión de hoy del «caso Goldfinger» por su estado de salud, flanqueado por Roca

Muñoz insiste en que firmó convenios «hasta en el capó de los coches» obedeciendo a su patrón y Roca negó trato de favor con Sean Connery

El ex alcalde de la localidad malagueña de Marbella Julián Muñoz declaró ayer haberse sentido engañado por quien fue durante años regidor del municipio Jesús Gil y Gil al afirmar que «siempre me fie de que no me engañaba pero parece ser que me engañó bastante».

Durante su declaración como acusado en el juicio por el «caso Goldfinger» aseguró que no tenía idea de cómo Gil gestionaba el urbanismo durante los años en que éste fue alcalde y él teniente de alcalde, si bien admitió haber firmado convenios urbanísticos «hasta en el capó de los coches, como ya he dicho otras veces aunque pueda sonar a chiste».

Muñoz, que sufrió un desvanecimiento sin llegar a perder el conocimiento durante el interrogatorio, relató que «jamás negocié un convenio, ni me senté con un promotor» para añadir que «sólo firmaba los convenios que el señor Gil me mandaba, porque yo obedecía». Al respecto, incidió en que «no estoy echando la culpa al muerto sino diciendo la verdad». El ex munícipe, encarcelado en Alhaurín de la Torre y que no tendrá que regresar hoy al juicio al haber sido eximido por el Tribunal dado su delicado estado de salud, hizo hincapié en que «cómo iba yo a cuestionar lo que venía del señor Gil, avalado por los técnicos» para añadir que firmaba de forma «mecánica» los convenios urbanísticos. Muñoz señaló que el entonces regidor «era quien mandaba en todo» para apuntar que «daba órdenes cada 5 minutos» desde su oficina del Club Financiero e Inmobiliario.

El procedimiento investiga una operación urbanística y financiera en relación a una parcela sobre la que se construyó el chalet del actor escocés Sean Connery y, junto a Muñoz, están imputados el que fuera gerente de Urbanismo en el Consistorio Juan Antonio Roca y ex concejales del GIL en la localidad, entre otros.

Roca relató la forma en la que se llevaron a cabo las operaciones urbanísticas investigadas, de las que dijo que tuvo conocimiento a través de los representantes legales del matrimonio Connery. Roca negó que hubiera desde el Ayuntamiento trato de favor para con el matrimonio, sino que por el contrario «se perjudicó» a una de las empresas, By the Sea.

Según Roca, que en marzo cumplirá diez años en prisión desde su detención en la «Operación Malaya», los convenios urbanísticos en el Ayuntamiento se rubricaban una vez que la hija de Jesús Gil, Miriam Gil, remitía una nota informando de que su padre «había dado el visto bueno». También declararon seis ex ediles, que se ratificaron en lo declarado en la primera sesión, en la que aceptaron los hechos. Por su parte, la Sala dio a conocer su rechazo a las alegaciones de nulidad planteadas por las defensas.