Política

Mellet admite que pagaron por un informe de dos folios

El ex director equipara la beca a la hija del presidente de mayoristas con ayudas a la Macarena

Mellet accede de los juzgados del Prado de San Sebastián, en una imagen de archivo
Mellet accede de los juzgados del Prado de San Sebastián, en una imagen de archivo

El ex director de Mercasevilla Fernando Mellet defendió ayer la beca de 24.000 euros (se abonaron 16.412 euros) concedida por la Fundación de Mercasevilla a la acusada Carmen Vela, hija del también acusado y presidente de la Asociación de Mayoristas de Pescados Antonio Vela, comparando esta ayuda con las concedidas en su día a la Hermandad de la Macarena de 1.500 euros o a Baltarsar Garzón de 6.000 euros para impartir una conferencia.

Así lo puso de manifiesto durante su interrogatorio en el juicio que celebra la Audiencia contra Mellet y otros 13 acusados en la causa por el denominado delito societario relacionado con la lonja. Mellet, que se enfrenta a una petición de 24 años de cárcel y 40 años de inhabilitación por cuatro delitos de malversación, uno de prevaricación y otro de falsedad en documento mercantil en relación con un supuesto perjuicio causado a la sociedad que ascendería a 449.164,74 euros, fue cuestionado por el fiscal por el abono, con cargo a los fondos de la Fundación, entre julio de 2008 y enero de 2009 de 16.412,12 euros a Carmen Vela «bajo el concepto de pago de una supuesta beca con un importe de 24.000 euros», que la acusada «sabía que no existía» y que no fue comunicada a los órganos de dirección de la lonja.

Mellet explicó que Vela, que se enfrenta a una pena de tres años y medio de cárcel, estaba junto al entonces subdirector de Mercasevilla Daniel Ponce en un viaje de trabajo en Vietnam para conseguir nuevos operarios económicos. De forma paralela, la Fundación estaba inmersa en un plan de lanzamiento con campañas de publicidad. Ante la necesidad de personal en marketing, Ponce planteó la colaboración de Vela, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas. Entonces, Mellet valoró y la Fundación también «ayudar y promocionar» los estudios de Vela a cambio de su colaboración.

Defendió la beca concedida a Vela, que recibió «idéntico tratamiento» que otras entidades que fueron recogidas en los asientos de las cuentas de la Fundación, como la otorgada a la Hermandad de la Macarena (1.500 euros), a la Agrupación Musical Virgen de los Reyes (2.900 euros), a Baltasar Garzón por una conferencia (6.000 euros) o a la directora de un taller de Artes Escénicas (1.500 euros durante seis meses). «Se pone en duda la ayuda a Carmen Vela porque es la hija de Antonio Vela y no otros pagos a otras personas, cuando se dio el mismo trato. Vela cobró su ayuda porque trabajó para Mercasevilla», resaltó Mellet, que admitió que no hay documento que respalde la concesión.

El primer hecho por el que se le acusa a Mellet fueron los contratos firmados por Mellet con Hermes Consulting, en concreto, el de fecha de 27 de diciembre de 2005 con Francisco Limón, pariente del encausado Francisco José González --comercial de Vitalia y quien controlaba la empresa–, «cuyo objeto era la obtención de financiación de organismos públicos y/o privados» para llevar a cabo expedientes de regulación de empleo (ERE), «a cambio del abono del cinco por ciento del coste total de la prima que garantice las rentas que se pacten en el ERE», según el Ministerio Público.

Mellet «ordenó al departamento de contabilidad que abonara a la empresa» un total de 63.800 euros mediante la presentación de dos facturas «en las que falsamente se facturaban servicios inexistentes no realizados», además, en enero de 2006 se le abonó 6.000 euros a esta empresa en concepto de anticipo por dicho contrato.

Mellet, ante la insistencia de la Fiscalía, señalado que Hermes no realizó ningún informe por el contrato de 2005, aunque reconoció que le entregó «dos folios» con «las líneas de actuación» de lo que iba a hacer la consultora.

Defiende pagos sin justificar a mayoristas

Mellet defendió la legalidad de los pagos a la Asociación de Mayoristas, presidida por el acusado Antonio Vela, «que no estaban justificados ni obedecían a obligación de la empresa», según el fiscal.

Mellet aseguró que estaba facultado para conceder pagos por encima de 60.000 euros si eran para la unidad alimentaria como lo era la compra de los nuevos palets, por cuestiones higiénico-sanitarias.