Méndez pide a UGT-A que estudie «si hay responsabilidad a depurar»

La Razón
La RazónLa Razón

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, pidió ayer a UGT Andalucía que analice si «hay responsabilidades a depurar» ante las denuncias de supuesta corrupción, aunque denunció que en las informaciones «hay una intencionalidad de intentar tapar el 'caso Bárcenas' con un supuesto 'caso UGT'».

Méndez, en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, respondió a las informaciones sobre presuntos delitos de fraude, malversación de fondos públicos y falsedad documental que afectan al sindicato. UGT-A, según indicó, debe contemplar el escenario de «depurar responsabilidades» en el caso de que «se confirmen desde el punto de vista administrativo» las informaciones «de carácter periodístico».

Méndez recalcó que la organización sindical «está muy descentralizada», de manera que «cada organización tiene sus presupuestos, su autonomía de gestión y tiene también acotadas sus responsabilidades tanto materiales como políticas». «La UGT Andalucía, que tiene un comité regional y que ha celebrado un congreso, debe analizar en profundidad si hay responsabilidades a depurar y de qué manera hay que depurar esas responsabilidades», dijo. Para el dirigente sindical, asumir responsabilidades no es dar «un paso atrás» sino un «paso adelante». Méndez avisó de que cuando dijo que se había planteado dimitir si era una carga para el sindicato –«una manifestación de sinceridad», explicó– esas palabras sirven para él «y para todos los dirigentes de UGT, porque cada uno tiene su responsabilidad, directa y política, y si llega el caso hay que ejercerla».

Además, pidió que se aclaren las presuntas irregularidades «hasta el final», de manera que si esa asunción de responsabilidad se traduce en «un relevo», el siguiente equipo tenga «el horizonte absolutamente claro».

Méndez aseveró que se siente «muy mal a nivel personal» pero subrayó que le preocupa más lo que piensen los afiliados.