Miles de familias excluidas de las ayudas a Infantil

El nuevo decreto de Educación para los niños de 0 a 3 años endurece los requisitos para la concesión: las bonificaciones, que dependen de la renta anual, llegan a reducirse a la mitad

Centenares de afectados acudieron el pasado miércoles a la celebración del pleno como rechazo al decreto elaborado y aprobado de urgencia por la Junta
Centenares de afectados acudieron el pasado miércoles a la celebración del pleno como rechazo al decreto elaborado y aprobado de urgencia por la Junta

Más ayudas para más familias. Ésa fue la idea que lanzó la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, cuando presentó el nuevo decreto de medidas urgentes para favorecer la escolarización en el primer ciclo de la etapa Infantil, entre cero y tres años. La consejera no incidió, sin embargo, en la coletilla de que serán miles las que no lleguen a recibir esas ayudas, a las que antes sí tenían derecho, y otras muchas a las que se les reducirá a la mitad con el nuevo baremo.

Un ejemplo: una familia de cuatro miembros con una renta de 29.800 euros al año, recibía una bonificación del 75% de la plaza, teniendo que pagar solo 69 euros. Con la nueva normativa, el próximo curso estará obligada a pagar al mes 139 euros, el doble que ahora. Peor lo tienen quienes superen los 41.700 euros de renta, que hasta ahora solo debían abonar la mitad, con la modificación deberán pagar el 90% (de 139 a 251 euros). A partir de ese límite, la cuota correrá íntegra a cargo de los padres.

La Junta no garantiza tampoco que todas las familias que cumplan los requisitos reciban la ayuda, debido a que la convocatoria es en concurrencia competitiva, primando la renta anual, en primer lugar, y la edad del niño para su concesión.

El decreto-ley aprobado por el Consejo de Gobierno el 28 de marzo por el Parlamento el jueves pasado –con el apoyo de PSOE y Ciudadanos, pese a que a éste último no se le ha escuchado en su elaboración– especifica que la aportación económica de la Consejería de Educación a las escuelas infantiles de primer ciclo «estará limitada por las disponibilidades presupuestarias existentes». Para el próximo curso dispondrá de 174,5 millones, ligeramente superior al del año pasado (un 3,7%) pese a que ofertará quince mil plazas más, superando las 113.000. Según las previsiones de la consejería, casi el 50% del alumnado accederá a una plaza de forma gratuita de este servicio, que supone un coste de 209 euros por niño, que aumenta hasta los 278 si incluye el servicio de comedor. Supondría cien millones de euros –137 con comedor–. Quedarían por tanto 39 millones para repartir entre 45.000 alumnos, puesto que se esperan en torno a 90.000 solicitudes de alumnos.

Los nueve tramos establecen la gratuidad para rentas por debajo de los 14.910 euros (en el caso de una familia con dos hijos, la renta per cápita fijada es de 3.727,57 euros). A partir de esa cantidad, hay ocho niveles de entre el 80 y el 10% bonificado. Esta solución supone un mazazo para muchas familias. En primer lugar, excluye a cientos de ellas, que hasta este mismo curso tenían la opción de recibir un 25%, ahorrándose setenta euros al mes de los 278 que cuesta la plaza con comedor. Ahora, quienes ganen más de 10.437 euros por miembro de la familia no tendrán derecho a nada. La gradación de las becas supone un recorte respecto a los requisitos anteriores prácticamente en todos los casos.

El nuevo decreto permite ajustar a la baja los precios del servicio socioeducativo –las horas de aula, en horario de 7:30 a 17:00 horas–, pero no del comedor. La rebaja máxima es del 15%. Los centros acogidos al convenio para el próximo año se elevan a 1.730, según la resolución publicada por la consejería el pasado 11 de abril. Eso significa que se incorporarán 814 más que en el curso actual –hay 916 conveniados, 1.610 contabilizando también los centros públicos–. La inmensa mayoría de las escuelas de Infantil han optado por mantener el precio de la plaza en los 209 euros estipulados; solo 96 cobrarán menos a sus alumnos, estableciendo una clara desigualdad. La diferencia de un centro a otro puede llegar a 32 euros mensuales.