Moreno Yagüe: «Muchos han acabado encabronados con Podemos y PSOE porque no tiene sentido lo que han hecho»

El «número dos» de la lista de Más País en Sevilla defiende que la sentencia del Procés «es injusta y una barbaridad desde el punto de vista penal». Sostiene que «no le habría dado a la familia Franco ni la más mínima oportunidad jurídica» y equipara la estancia de Queipo en la basílica de La Macarena con los homenajes a etarras

El «número dos» de la lista de Más País en Sevilla defiende que la sentencia del Procés «es injusta y una barbaridad desde el punto de vista penal»

Sostiene que «no le habría dado a la familia Franco ni la más mínima oportunidad jurídica» y equipara la estancia de Queipo en la basílica de La Macarena con los homenajes a etarras

Fue parlamentario andaluz por Podemos y luego reabrió su despacho de abogado. Ahora es el «número dos» de Más País en Sevilla. Se desplaza por la ciudad en monociclo, cuál jinete moderno. En él llega a esta entrevista para defender que su nuevo partido tiene un programa sin «unicornios» que «es un plan gigante de empleo orientado a lo verde que pisa la realidad, con números y propuestas concretas de reformas legales». Aunque es la misma formación que le ha dado «permiso» para «poner en marcha una oficina tecnopolítica donde poder controlar de verdad a los diputados», anuncia con júbilo quijotesco.

Según el CIS no sacaréis ningún escaño en Andalucía, ¿tiene algo que decirle a Tezanos?

No me cuadran sus cifras, nos da dos escaños en Madrid, cuando Errejón sacó 460.000 votos en las elecciones de mayo. La gente vota diferente en unas autonómicas que en las generales, pero me parecen imposibles algunas cifras. Un tercio de votantes progresistas votó con la nariz tapada el 28-A, ¿dónde están?

¿No temen acabar fragmentando el voto a la izquierda?

No, eso mismo decían aquí en Andalucía de Vox, Cs y PP. Se dividieron y gobiernan. Y en Madrid con Errejón, quien movilizó un 5% más de votante total. Es una tercera opción para que la gente que se iba a quedar en casa salga. Muchos han acabado encabronados con Podemos y el PSOE porque no tiene sentido lo que han hecho.

Pero, ¿por qué hay que votar a Más País y no a Unidas Podemos, por ejemplo?

Porque Pablo Iglesias va diciendo que va a hacer lo mismo y que habrá sextas elecciones, si no se produce la misma negociación que no sirvió para nada. Se puede apoyar a un Gobierno desde dentro o se puede gobernar con los Presupuestos, como el PNV. Todos los gobiernos del mundo ceden cuando necesitan votos para aprobar las cuentas.

Errejón ya ha dicho que negociarán para que haya un Ejecutivo tras el 10-N, ¿pondrán líneas rojas?

No, aunque no será gratis. No podemos enfrentarnos a un tercer año con el Presupuesto prorrogado ni con el déficit de Seguridad Social de 20.000 millones anuales porque no es que Europa nos vaya a tirar de las orejas, es que nos va a cortar los bolsillos. Podemos y PSOE no cambian sus discursos y yo me pregunto: los ciudadanos para cuándo. No se puede seguir con el Presupuesto bloqueado porque la Administración se acaba paralizando, más con el «Brexit» y con la posible crisis que venga.

¿Qué opina de lo que sucede en Cataluña, la sentencia del Supremo le parece justa?

La sentencia ha sido un error, como todo el procedimiento. No hay justificación alguna para decir que los hechos han sido sedición, ¿y entonces los de 2015, cuando pasó lo mismo? La sentencia es injusta y una barbaridad desde el punto de vista penal. Es más, ¿ha habido algún profesor de Derecho Penal que haya salido a defenderla? No había rebelión y se ha tenido suspendidos y en la cárcel a políticos dos años. Ahora resulta que es sedición porque había un plan, pero ese delito es un alzamiento, algo que te pilla por sorpresa. Aquí se ha hecho todo ante las cámaras. Es desobediencia y no ha habido penas justas. Y encima se han cargado toda posibilidad de intentar sentarse con los catalanes.

¿Y qué solución propone usted?

Pues ésa, sentarse y hablar. Esto va de un Estatuto, de competencias, de un régimen fiscal y tributario, de todas las comunidades enfadadas porque no salen las cuentas para nadie. Va, en realidad, de que el sistema impositivo no sostiene al Estado Social de Derecho porque se le ponen impuestos a las rentas del trabajo y se le quitan a las del capital, cuando éste produce el 65% de la riqueza. Hay que reorganizar fiscalmente el Estado. Y haría una consulta pública, no un referéndum, para preguntar a los ciudadanos y poner encima de la mesa los números y el plan, no vaya a ser que pase como en el Reino Unido, donde se están enterando ahora de que una desconexión a lo bestia los dejará sin la mayoría de sus medicamentos porque les llegan de Europa. El problema de fondo es que el Estado de Derecho se cae a cachitos y está dejando de ser social. Y que hay dos clases políticas, la catalana y la española, que no se quieren entender porque esto les viene muy bien electoralmente y para no hacer nada. Pero el problema primero sigue siendo el paro, según el CIS, y nadie habla de él en campaña.

¿Qué le parece que no se vaya a conocer la sentencia del «caso ERE» antes del 10-N?

No sé si es porque al ponente no le ha dado tiempo realmente, pero es verdad que la del Procés ha tenido un componente de fechas político brutal, podía haber salido en verano, sobre todo si había unanimidad. La otra tenía que haber estado para mayo... Aunque no creo que hubiera tenido mucha incidencia en la decisión de unos electores que están hartos de todo. Ése es el factor que manda a paseo a los estados, que la gente deje de confiar en la clase política.

En el Parlamento andaluz donde estuvo ha estallado la «crisis BlaBlaCar», dos diputados han dimitido por cobrar a la vez viajes y dietas por desplazamiento ¿le sorprende?

No, nos pasamos cuatro años diciendo que lo de las dietas había que regularlo. Es alucinante que en toda la función pública cualquier concepto de dieta haya que justificarlo hasta el extremo, pero la clase política no tenga que hacerlo. Habría que cambiar el Reglamento de la Cámara para que la partida de dietas sólo se pague previa sumisión de los diputados a un sistema informático de contabilidad. Y luego, en vez de firmar compromisos éticos, habrá que exigirles una declaración tipo «Media Markt ‘Yo no soy tonto’».

¿A qué se refiere?

Eres diputado y te anuncias en BlaBlaCar, ¿por qué crees que no va a pasar nada?

¿Qué balance hace de los diez primeros meses del Gobierno andaluz del cambio?

Desaparecidos. Cuando lo encuentre haré balance. No veo en qué ha cambiado la Junta que tenga a los andaluces sorprendidos y diciendo ‘qué bien hicimos en ponerlos y quitar a los otros’. ¿Dónde está el cambio? Esperaba que hicieran una revolución en la gestión de la Administración orientada sobre todo al empleo, al transporte y a la agricultura. Creí que venían a favorecer el desarrollo empresarial, pero han quitado el impuesto de sucesiones, que venía de atrás, y ya está. Y seguimos con el 21% de IVA en compresas y tampones.

Si llega al Congreso, ¿qué será lo primero que impulse para Sevilla?

La provincia necesita mejorar las infraestructuras del transporte porque se han abandonado los trenes de cercanías, en eso insistió mucho Sergio Pascual -ex diputado nacional de Podemos por Sevilla- cuando estuvo en Madrid, y reformar la política agraria de verdad, lo que redundará en el empleo. Sevilla tiene gente preparada y mucha tecnología. Hay que empezar a combinarlo todo para acabar con el paro.

La exhumación de Franco ha reavivado la polémica en torno a los restos de Queipo de Llano que siguen en la basílica sevillana de La Macarena, ¿qué se debe hacer con ellos?

Estoy seguro de que la mayoría de la gente de la hermandad está hasta las narices de tenerlo ahí. Hablamos de superasesinos. Yo no le hubiera dado a la familia Franco ni la más mínima oportunidad jurídica. Su abuelo se empeñó en ser jefe de Estado y, cuando lo eres, te conviertes en propiedad pública. ¿Qué hay que consultar si es un genocida enterrado en un sitio público? Y Queipo disfrutaba de ser un asesino, y de masas, así es que, fuera. Que nos planteemos estas cosas en 2019... Desde el exterior nos miran alucinados.

Sabe que es probable que el asunto acabe en los tribunales...

Ya, en las redes sociales me invitaron a empezar el pleito y les comenté que dónde mandaba presupuesto (risas). Pero luego dicen que no se le hagan homenajes a los etarras salidos de la cárcel. Cómo justificar que eso no, y lo mío, que Queipo esté enterrado en una basílica; sí. Las dos cosas están mal. A la gente que mata a gente no se la homenajea ni se le tiene en sitios de uso público donde se pueda ir a rendirles honores. En este país todo empieza a ser un «show», comunicación televisiva y al final la política parece fútbol. O eres de mi equipo, del que defiendo lo que sea, o no. Las sociedades polarizadas terminan colapsando.

¿Cómo está su relación y la de Esperanza Gómez, la cabeza de su actual lista, con la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez?

Me fui hace un año y no hablo mucho con ella, pero Teresa y Esperanza se siguen llevando bien. Anticapitalistas propuso que hubiera una sola papeleta en Andalucía para el 10-N y se negaron desde Madrid. Ante eso, era evidente que Esperanza no quería seguir. No creo que ni Teresa ni con quienes nos hemos relacionado en los últimos años se sientan ofendidos ni traicionados, entre otras cosas porque Gómez anunció su salida un viernes y el martes presentó la dimisión. No lo hizo antes porque Podemos tenía que nombrar a otra senadora y ella comunicar a la universidad que volvía. No ha habido nada oculto ni hecho a la espalda.