«No veo división en el bipartito, sino inacción»

El PP lamenta que la Junta no haga nada para solventar el desempleo

José Luis Sanz, ayer, en la sede del PP-A en Sevilla
José Luis Sanz, ayer, en la sede del PP-A en Sevilla

«¿Es posible que en 36 Consejos de Gobierno no se haya hablado de empleo?», se preguntó ayer el secretario general del PP-A José Luis Sanz. Era su reacción a la propuesta del vicepresidente Diego Valderas de dedicar una de las reuniones semanales de los martes de manera monográfica a combatir el paro en la región.

Para Sanz, la iniciativa del consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales no significa que existan discrepancias en el Gobierno andaluz entre PSOE e IU de cómo afrontar la crisis económica. «No veo división, sino inacción», zanjó.

Como informó ayer este periódico, el acuerdo de los socios de Gobierno incluía un plan de choque contra el desempleo que tiene aún fases por licitar. Sin embargo, el empleo debe ser nuevamente el eje sobre el que pivote el Pacto por Andalucía que Griñán quiere firmar con los partidos, agentes sociales y económicos y representantes de la sociedad civil.

Para Sanz, este acuerdo cada vez resulta más difícil. «Mucho nos tememos que el Pacto por Andalucía va a quedar en papel mojado. Da la impresión de que lo único que pretendían era hacer una movilización previa al 28 de febrero e intentar que el PP-A se quedara fuera de esa movilización; en definitiva, intentar marginar a la primera fuerza política».

«Me remito a los hechos. Han pasado 16 días desde la reunión y 10 meses desde que el bipartito tomara posesión y el pacto aquel no se ha traducido en nada», relató.

En este sentido, el PP celebrará una reunión de su Comité de Dirección en el que acordarán medidas concretas para impulsar el empleo y que remitirán al presidente de la Junta.

El secretario general ejemplificó la falta de empuje del bipartito en la suspensión de ayudas a los autónomos, las deudas con este colectivo –692 millones según ATA– o el cierre de la línea de créditos reembolsables, dotada con 25 millones de euros en 2011 y otros tantos en 2012 y de la que no se ha abonado «ni un euro».