Literatura

Repensando el Holocausto

Obras como «Si esto en un hombre», de Primo Levi, o «Diarios y cuentos», de Ana Frank, afrontan desde el horror lo que pasó

Inauguracion de la exposicion Miradas sobre Madrid
Inauguracion de la exposicion Miradas sobre Madrid

Se cumplen hoy 72 años de la entrada de las tropas soviéticas en el campo de exterminio de Auschwitz, donde descubrieron hasta qué punto pudo llegar la maldad de la refinada y culta Alemania. Esta fecha sirve para mantener viva la memoria de las víctimas y para recordar el sufrimiento al que fueron sometidos hasta la muerte millones de personas allí y en el resto de instalaciones que el Tercer Reich repartió por media Europa. El «Día Oficial de la Memoria del Holocausto y la Prevención de los Crímenes contra la Humanidad» nos hace pensar no sólo en lo que allí sucedió, sino en lo que también pasaba en las cercanas aldeas y pueblos donde nadie vio ni escuchó nada hasta que aparecieron esos extraños seres moribundos. Entonces se encontraron con el doble problema de tener que volverlos a admitir como personas y de reconocer que no les importó nada que desaparecieran. Esta semana dos hechos debieran haber hecho sonrojarse a las autoridades europeas: las imágenes de los campos de refugiados nevados con sus residentes bañándose semidesnudos con cazos de agua caliente; y el hallazgo de un colgante triangular, similar al que tenía Ana Frank, en los restos de Sobibor.

A nivel institucional veremos distintos homenajes a las víctimas y la visita de los pocos supervivientes que quedan paseando entre las alambradas. Mientras, pueden aprovechar las horas del fin de semana sumergiéndose en la lectura de algunos de los libros que desde el interior del horror afrontan el Holocausto. «Si esto es un hombre», de Primo Levi, cuenta al detalle cómo era la vida para los presos del campo en el que el autor fue internado. Pese a que la esperanza de vida para un judío como él era de 30 minutos, puedo sobrevivir gracias a su profesión de químico. Tras su liberación escribió este texto imprescindible, parte de un informe solicitado por los aliados. Se suicidó en 1987. «Diarios y cuentos» constituye quizás el más conmovedor de los relatos, ya que su autora, Ana Frank, cuenta, con la visión de una chica de trece años, todas las peripecias que les pasan a un grupo de judíos entre los que se encuentra, que permanecen escondidos en la buhardilla de unos grandes almacenes de Ámsterdam hasta que son delatados por un vecino. Menos el padre, que será quien publique los escritos después de la guerra, todos mueren en las cámaras de gas o por las enfermedades provocadas por las condiciones de vida e higiene de los campos donde fueron enviados. Se cierra la «trilogía» con el clásico de Hannah Arendt «Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal», que nos advierte de que cualquier persona normal puede encargarse de mantener intacta y a pleno rendimiento una maquinaria capaz de matar a millones de seres humanos. Eichman murió en la horca tras ser secuestrado y juzgado por Israel.

Por su parte, La Fundación Tres Culturas dedica el fin de semana al arte con varias actividades que arrancan hoy con la inauguración de la muestra «Rostros del nuevo Marruecos» en el Alcázar de Jerez de la Frontera. El domingo por la mañana en su sede de Sevilla, organiza una jornada dedicada a la cita internacional de arte contemporáneo y escultura conocida como «New Year’s Brunch», que en esta edición se denomina Start’17. Consiste en un encuentro de artistas de distintas disciplinas para dar a conocer los proyectos que tienen en marcha en un entorno informal, en el que los asistentes compartirán un aperitivo preparado por ellos mismos. La actividad de este año estará dedicada al «Arte en los espacios públicos» y permitirá a las más de 150 personas que están inscritas, interactuar con los artistas invitados. En el marco de esta actividad, también se abre al público el domingo «Túnez. Arte y ciudadanía» en conmemoración a los 70 años de colaboración entre España y el país africano.

Hasta el 6 de mayo se puede visitar en la capilla del Palacio de Carlos V de Granada una exposición retrospectiva dedicada a la mirada de Colita y el mundo del flamenco. A través de casi 80 fotografías, la barcelonesa Isabel Steva recorre más de 50 años de profesión bajo el título «Colita. Flamenco. El viaje sin fin», donde retrata a las figuras más emblemáticas de este género. Tienen especial relevancia los retratos de Carmen Amaya y Antonio Gades durante el rodaje de la película «Los Tarantos», versión gitana del mito de Romeo y Julieta.

Miradas sobre Madrid

En Sevilla, en la Fundación Valentín de Madariaga se puede visitar desde ayer la exposición «Miradas sobre Madrid», integrada por obras de artistas con síndrome de down, que se han inspirado en algunos de los lugares más emblemáticos de la capital española con la colaboración de fotógrafos y arquitectos de primer nivel. En este proyecto participan, entre otros, Rafael de la Hoz, Patricia Urquiola, Carlos Lamela, Carlos Rubio Carvajal, Teresa Sapey, Mecanismo, Aitor Ortiz, Sacha Hormaechea, Mónica Sánchez-Robles, Felipe Scheffel, Jean Marc Manson o Dani Parra. Junto a ellos, José Manuel Ballester, Ouka Leele, Juan Pablo Rodríguez-Frade, Valentín de Madariaga, Herzog & De Meuron, The Norman Foster Foundation, Genoveva Casanova, Alberto Campo Baeza, Fernando Manso, Aguirre Newman arquitectura, Pablo Gómez Zuloaga y Rafael Vilallonga completan la lista de arquitectos y fotógrafos que han participado en este proyecto. Una interesante propuesta para contemplar desde distintos planos y sensibilidades, espacios habituales del paisaje madrileño.