Sánchez coloca en Andalucía a su puntal en los combates contra Díaz

Rodríguez Gómez de Celis será el nuevo delegado del Gobierno en la comunidad. No se ha consultado al PSOE-A la elección, como tampoco la de los ministros andaluces. Los “sanchistas” defienden que “no es un nombramiento contra nadie” sino “de confianza del presidente”

Rodríguez Gómez de Celis será el nuevo delegado del Gobierno en la comunidad

No se ha consultado al PSOE-A la elección, como tampoco la de los ministros andaluces

Los “sanchistas” defienden que “no es un nombramiento contra nadie” sino “de confianza del presidente”

«Alfonsito era una apuesta segura». Así reaccionaron ayer fuentes del PSOE al conocer que el actual secretario de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas del PSOE, el sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, será nombrado por el Consejo de Ministros previsiblemente hoy como nuevo delegado del Gobierno en Andalucía. Traducido: el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, ha destinado en la comunidad a un hombre de su núcleo duro. Para socialistas afines a éste el nombramiento es una prueba de la «importancia» que el también secretario general del partido «da a Andalucía». «Ha colocado de delegado del Ejecutivo al 'número cinco' del PSOE, lo que es muy significativo», subrayan. Mientras en ese sector no ocultaban la «satisfacción» que les había producido la noticia y subrayaban que el elegido es «una referencia clara dentro del socialismo andaluz, además de contar con experiencia institucional»; en otros círculos del PSOE-A próximos a la presidenta de la Junta y líder de la formación en la comunidad, Susana Díaz, no fue acogida con tanto entusiasmo. De hecho trasladaron a este periódico que les hubiera gustado «haber sido consultados» sobre la designación –tampoco se les tanteó sobre los ministros–. Y hubo quien añadió que «los delegados los solían proponer desde los distintos territorios». No ha sido así esta vez, aunque sí habría habido contactos con algunos secretarios provinciales sobre la red de subdelegados a extender en los ochos territorios de la comunidad.

La larga distancia y la firmeza en defender sus apuestas contra viento y marea han marcado la trayectoria política de Rodríguez Gómez de Celis que está engarzada en varias secuencias a la de Díaz, a quien fichó para unas Juventudes Socialistas a las que él mismo se afilió en 1987, pasa pasar al PSOE en 1990. Se ha enfrentado a la hoy presidenta, esto es al «aparato» del partido, en múltiples ocasiones desde que estableciera distancia con ella a finales de los 90 por la confección de las listas municipales de Sevilla y tras frustrar la socialista más tarde su desembarco en el Ayuntamiento de la capital hispalense «cuando el entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, sopesó dimitir», recuerdan desde el sector crítico del PSOE sevillano. Sin desempolvar tanto, el próximo delegado del Gobierno en la región fue el jefe de campaña del actual ministro de Agricultura, Luis Planas, cuando éste intentó disputarle las primarias a la presidenta andaluza en 2013, aunque no logró los avales para hacerlo. Si bien, sobre todo, el socialista ha estado junto a Sánchez «en los buenos y en los malos momentos vividos en los últimos años», anotan desde su entorno, para apostillar: «Y los últimos hasta llegar a La Moncloa no fueron pocos ni fáciles de tragar». Y es que Gómez de Celis fue el coordinador de otra campaña: la de las primarias de mayo de 2017 en las que los militantes encumbraron a Sánchez contra el pronóstico de muchos, dándole una «hostia» a Díaz, según lo definió ésta, que confiaba en ganar. Tras esa victoria, el actual presidente del país contó con él en la Comisión Ejecutiva Federal. Atrás quedaba ya el fratricida Comité del 1 de octubre en el que obligaron a Sánchez a dimitir con un margen de 25 votos.

Los «sanchistas» andaluces no niegan la «alegría» que les provoca la novedad en el currículum de Gómez de Celis, «por la cercanía» que «Alfonso supone» para ellos, pero no quieren confrontar con el bando «susanista». «No es un nombramiento contra nadie, sino de confianza del presidente, quien tiene la capacidad de elegir a los equipos que quiera». A los leales a la presidenta de la Junta no se les escapa que su nuevo puesto «le permitirá controlar Andalucía» lo que «les puede venir bien a nivel partidario». De momento, la primera fotografía en la que coincidan «Susana y Alfonso» quedará para la historia.

Sustituirá al popular Antonio Sanz

En la última etapa del Gobierno de Mariano Rajoy ha ocupado el cargo de delegado del Gobierno en Andalucía el popular Antonio Sanz, a quien ahora relevará Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Sanz ha dejado el listón alto, aunque sólo sea en horas de trabajo gastadas. Pero fuentes cercanas al socialista desvelan que en ese aspecto «Alfonso es también muy exigente». «Consigo mismo y con los que trabajan con él, porque es muy perfeccionista», recalcan.