Actualidad

«Spiriman» descarta liderar una protesta a nivel autonómico

Ultima, junto a profesionales, un «plan de mejora» para descongestionar los hospitales. Desconvoca la concentración contra el alcalde de Granada y llama a otra contra el delegado de Salud

Una nueva concentración ciudadana demostró ayer en Granada el enorme poder de convocatoria de Jesús Candel «Spiriman», que protagonizó una protesta frente al edificio de gobierno del Complejo Hospitalario mientras se reunía la gerente, Cristina López Espada, con los cuatro sindicatos que firmaron el documento que supuso el arranque de las negociaciones. Al cierre de esta edición se desconocía el resultado del encuentro, clave en una crisis que se ha extendido a otras capitales andaluzas. «Cristina dimite, Granada no te admite» fue una de las consignas más coreadas, interrumpiendo un discurso improvisado de Candel que, micrófono en mano, animó a secundar más protestas de este tipo para conseguir dos hospitales completos, la aspiración que ha motivado tres masivas manifestaciones que han recorrido las calles de Granada. Candel señaló que los responsables del Complejo Hospitalario «no cuentan con nosotros a la hora de negociar», ya que «queremos arreglar esto de otra manera». Dado el poder de convocatoria de este médico de urgencias, y el éxito de sus vídeos en las redes sociales criticando la reorganización sanitaria emprendida en Granada tras la apertura en julio del nuevo hospital del Parque Tecnológico de la Salud (PTS), se ha planteado desde diversos ámbitos la posiblidad de que lidere una protesta a nivel autonómico, que tomaría forma de otra manifestación en Sevilla. Candel negó este extremo remarcando que «me voy a dejar el pellejo por esta provincia». «Si en Sevilla estáis mal, levantaos los sevillanos», aseguró, no sin antes advertir que «no quiero ser insolidario» y poner a Granada como «ejemplo de lucha».

Publicidad

El calendario de protestas anunciado por Candel sufre una variación. La protesta prevista el jueves en la plaza del Carmen, donde se ubica el Ayuntamiento, se traslada a la sede de la Delegación Provincial de Salud, para reclamar la dimisión del responsable del departamento, Higinio Almagro. Además, anunció que en breve dará a conocer un «plan de mejora» elaborado con profesionales, con el objetivo de descongestionar los hospitales.

En relación a Huelva –donde el domingo salieron casi 20.000 manifestantes, según la Policía Local–, el cruce de acusaciones entre los responsables políticos y la plataforma crítica continúa. El alcalde, Gabriel Cruz, aseguró que «en un mes y medio no se puede hacer nada», en relación al tiempo transcurrido entre la primera marcha y la segunda. La líder de la plataforma «Huelva por una sanidad digna», Julia Paloma Hergueta, enumeró una serie de medidas que «sí se pueden poner en marcha ya», como un servicio de ambulancias de transporte de críticos, puntos de atención urgente en la sierra o la contratación de personal «para dar una atención con un mínimo de calidad». También recordó que «retirar el recurso contra la sentencia que tumbó la fusión sólo requiere voluntad». Por su parte, el presidente de la Diputación, Ignacio Caraballo, negó el éxito de la manifestación, subrayando que asistieron menos personas que a la primera. Según Hergueta, a los socialistas «les parece imposible que unos ciudadanos puedan movilizarse más que lo que consigue su gran aparato de partido».

La oposición, salvo C’S, reacciona pidiendo un debate parlamentario

Aunque las manifestaciones que tuvieron lugar el pasado domingo en cuatro capitales andaluzas contra las fusiones hospitalarias y los recortes en la sanidad pública no han cambiado ni un ápice el discurso de la Junta, sí han provocado que la oposición reaccione, salvo Ciudadanos. El lunes, el PP anunció que solicitará la celebración de un debate general con propuestas de resolución en el Parlamento sobre la gestión sanitaria del Ejecutivo autonómico. Ayer, Podemos e IU plantearon la misma iniciativa, dada la «fuerte contestación social» que viene produciéndose en defensa de la sanidad pública. Entre otras cuestiones, la petición plantea abordar «el aumento de la media de espera quirúrgica, de consultas y pruebas diagnósticas». Junto a ello, ambas formaciones, denunciaron que «las listas de espera prolongan los tratamientos con medicamentos, beneficiándose las farmacéuticas». También alertaron de que los sanitarios «padecen una alta temporalidad y mucha precariedad en sus contratos». Los populares, por su parte, pedirán en la Cámara la creación de un grupo de expertos en la Consejería de Salud con el objetivo de «encauzar la situación».

Publicidad