Susana Díaz apela a la unidad de España en su discurso y deja ver su vocación nacional

Susana Díaz, momentos antes de la grabación del mensaje institucional de Fin de Año.
Susana Díaz, momentos antes de la grabación del mensaje institucional de Fin de Año.

La presidenta de la Junta de Andalucía apela a la Transición en su discurso de Año Nuevo: "En este nuevo tiempo político hace falta acuerdo y concordia".

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ofreció el que puede ser su último mensaje de Año Nuevo en el cargo, en caso de que decida a dar el paso de optar al liderazgo del PSOE. Díaz ofreció un mensaje con alusiones claras a Ciudadanos y Podemos y un tono nacional en defensa de la unidad.

«Tenemos que combatir a aquellos que intentan dividir España territorialmente o a los que pretenden ensanchar la insoportable brecha de la desigualdad», defendió Susana Díaz.

La presidenta andaluza pidió altura de miras con múltiples referencias a la Transición. «En lo que se refiere al conjunto de España, las elecciones han abierto un periodo de incertidumbre para nuestra estabilidad como país». «Creo que como presidenta recojo el sentir de la inmensa mayoría de los andaluces cuando digo que la unidad de España y la igualdad de los españoles vivan donde vivan son pilares irrenunciables de nuestra convivencia. Y debemos preservarlos», señaló. «Todos debemos actuar con responsabilidad, con generosidad, demostrando que nuestro mayor y nuestro más firme compromiso es con nuestro país, con su gente, que aspiran sencillamente a una vida mejor», indicó.

«En este nuevo tiempo político hace falta acuerdo y concordia», subrayó. «Unidad e igualdad son compatibles con las necesarias reformas, en todos los órdenes, que necesita nuestra comunidad y nuestro país. Para garantizarnos, sobre todo, un nuevo periodo de progreso y de convivencia como el que lograron abrir, no sin dificultades, los hombres y mujeres que pilotaron la Transición a la democracia. Partían de posiciones muy diversas, pero gracias a su generosidad, a su altura de miras y a su capacidad de diálogo, España terminó por superar una situación histórica tan o más compleja que la actual», defendió.

En un claro mensaje a Podemos, Díaz indicó que «gobernar es más difícil que protestar». Díaz se refirió a las distintas elecciones de este año. «La alta participación registrada en las urnas es la demostración del compromiso de los ciudadanos con nuestra tierra, con nuestro país. Una ciudadanía cada vez más activa que exige –y con toda la razón– a sus representantes públicos ética, más cercanía y mayor transparencia en su gestión. También en esto los ciudadanos piden cosas elementales: honradez y eficacia. Y que desterremos de la vida pública a los corruptos que suponen una vergüenza para nuestro país. Debemos emplear todas nuestras fuerzas para que estos casos no vuelvan a ocurrir», señaló. En clara alusión a Ciudadanos, y desde el Rectorado de la Universidad de Sevilla, señaló que «no sobran universidades ni universitarios».

En clave local dijo que «es cierto que Andalucía ha tirado del carro de la creación de empleo en España. Uno de cada cuatro nuevos trabajos que se ha creado en nuestro país se ha generado aquí, en nuestra tierra», dijo. La tasa de paro, según la EPA, es del 31,7%. La comunidad bordea el millón de desempleados.

«De esta crisis o salimos todos o no salimos bien. Y no podemos aceptar salir de cualquier manera. La recuperación económica debe conllevar una recuperación real del bienestar de las familias. La gente, nuestra gente, y con razón, no puede entender que nadie hable de grandes cifras macroeconómicas cuando la realidad que ellos viven sigue llena de adversidades. Los ciudadanos piden cosas elementales: un salario digno, un trabajo con derechos y unos servicios públicos de calidad, que sean los que garanticen igualdad y bienestar. Todos conocemos a personas, o tenemos familiares, que desde que se aprobó la reforma laboral trabajan mucho más por mucho menos salario. Se trabaja mucho, se cobra poco y se cotiza aún menos.Y vemos con preocupación cómo hay personas con empleo cuyos salarios no les da para llegar a final de mes. Y muchos mayores que con sus escasas pensiones tienen que ayudar a hijos y a nietos a salir adelante. Tenemos que corregir esta situación, que nos condena a un mal presente y presagia un futuro peor», señaló Susana Díaz. La cuarta parte de la población andaluza está en riesgo de exclusión social. La desigualdad ha experimentado un crecimiento del 9,1%, medio punto por encima de la media estatal, según el VIII Informe Foessa. El Consejo de Gobierno, pese a ello, ha rechazado las proposiciones de Podemos sobre desahucios y pobreza energética.