Tercer grado para Roca, el «cerebro» del «caso Malaya», tras doce años de cárcel

Juan Antonio Roca, ex gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella, compatibiliza su trabajo como asesor con el voluntariado

Tercer grado para Roca, el «cerebro» del «caso Malaya», tras doce años de cárcel

El «cerebro» del «caso Malaya», Juan Antonio Roca, condenado a 17 años de prisión, ha obtenido el tercer grado penitenciario tras su conducta «excelente» en prisión y cuenta con un dispositivo de control telemático, después de haber permanecido casi doce años privado de libertad, desde que fue detenido a finales de marzo de 2006.

El que fuera gerente de Urbanismo del Ayuntamiento costasoleño entre los años 1991 y 2006, asesor en los últimos años del citado período, durante sucesivos gobiernos del Grupo Independiente Liberal (GIL) y el tripartito que resultó de la moción de censura planteada en 2003 contra el entonces alcalde Julián Muñoz, obtuvo a finales de enero la progresión a tercer grado por parte del juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional.

La resolución, que se hizo firme a principios de febrero, ha propiciado que Roca compatibilice ya su labor profesional como asesor en un despacho profesional con la de voluntario, que desarrolla en el centro Nuestra Señora de la Merced, dependiente de Cáritas, en Málaga capital.

El juez incide en su auto que el condenado, «de forma voluntaria» y sin obtener «retribución alguna» se ha ofrecido a colaborar de manera desinteresada con la citada ONG, en la que se encarga una vez por semana de ayuda a la reinserción de internos y ex reclusos, a quienes asesora en materias como formación, búsqueda de empleo y ampliación de habilidades sociales. Según el magistrado, el otrora hombre todopoderoso de Marbella es una persona «muy voluntariosa» que además acude al Centro de Inserción Social en la capital malagueña con periodicidad, en concreto cada vez que es requerido para cualquier trámite judicial o penitenciario.