Tres opciones para una Ciudad de la Justicia en el Prado

La Razón
La RazónLa Razón

Hablar de la Ciudad de la Justicia en Sevilla, un proyecto del que se viene hablando desde hace más de tres lustros sin resultado alguno, suena casi a broma, aunque periódicamente surgen noticias que de forma obligada cobran actualidad. Justificar por la crisis la falta de inversión en los juzgados de la capital andaluza, donde existe un déficit en infraestructuras y personal más que evidente, no tiene sentido, porque en los quince últimos años ha habido periodos de todo tipo. Así que de nuevo aparece la confrontación como arma arrojadiza. Después de tantos años, la realidad es que no hay consenso ni siquiera sobre la ubicación ideal. La Administración andaluza apuesta por los terrenos de Los Gordales, mientras que el Gobierno de Juan Ignacio Zoido lo hace por una remodelación y ampliación de las instalaciones del Prado de San Sebastián. No se rían, pero en ésas estamos aún.

Hace seis meses, en junio de 2013, el consejero de Justicia, Emilio de Llera, recibió a Juan Ignacio Zoido y quedaron en analizar los respectivos proyectos. Hasta hace unos días no salió de la Gerencia de Urbanismo hispalense la propuesta para el nuevo distrito judicial, que en realidad son tres en una. LA RAZÓN ha tenido acceso a la documentación remitida a la Consejería de Justicia. La primera de las propuestas recoge el desarrollo de un total de 113.052 metros cuadrados de edificabilidad máxima en una superficie de 17.237 metros cuadrados, al incluir el desarrollo de cuatro edificios independientes, incluyendo la actual Audiencia Provincial, con un máximo de siete plantas y 11.115 metros cuadrados edificables, y el actual edificio de los juzgados, con diez plantas y 26.480 metros cuadrados de edificabilidad. A ello habría que sumar los terrenos de una parcela de 5.156 metros cuadrados propiedad de Tussam, en la calle José María Osborne, con un valor catastral de 2 millones, sobre los que se edificaría –es suelo urbano consolidado sin protección, destinado a uso tercario– un inmueble de nueva planta de diez plantas con una edificabilidad máxima de 41.248 metros cuadrados para equipamiento administrativo. El cuarto espacio, también para equipamiento, sería el actual parking en superficie ubicado entre la avenida de Málaga y Juan de Mata Carriazo (7.127 metros cuadrados), con otras seis plantas y 34.209 metros de edificabilidad. El valor de los suelos, propiedad de la Justa, asciende a 4,17 millones.

La segunda propuesta apunta a una edificabilidad máxima de 220.374 metros cuadrados, como requería el consejero De Llera, en dos bloques ubicados en 22.068 metros cuadrados. Así, se propone un edificio de diez plantas y 60.579 metros cuadrados edificables en el espacio del aparcamiento junto a Mata Carriazo; además de otra estructura con cuatro espacios de entre ocho y doce plantas de altura que unirían los juzgados, la Audiencia Provincial y el terreno de Tussam, con 159.795 metros cuadrados edificables.

Por último, Zoido plantea una tercera opción que unificaría toda la Ciudad de la Justicia en un bloque compuesto por seis espacios a alturas que van desde las ocho a las doce plantas. Este espacio cogería la totalidad de la parcela donde se ubican los juzgados y la Audiencia y el terreno de Tussam, sumando 137.850 metros cuadrados de edificabilidad máxima en 14.664 metros cuadrados de superficie.

De Llera se compromete a «evaluar» el proyecto, pero avisa: la ubicación de Los Gordales es la «idónea» tras superar todos los «obstáculos jurídicos y contenciosos que pesaban sobre sus terrenos».