Tres procesadas por atacar los sentimientos religiosos durante una protesta

Continúa el proceso judicial por el “aquelarre feminista” de la llamada “Hermandad del Sagrado Coño Insumiso”
Continúa el proceso judicial por el “aquelarre feminista” de la llamada “Hermandad del Sagrado Coño Insumiso”

La jueza de Instrucción 10 de Sevilla ha acordado que continúe el juicio por un presunto delito contra los sentimientos religiosos a tres mujeres cuya actuación se vincula a la procesión convocada bajo el nombre de «la hermandad del sagrado coño insumiso», que recorrió calles sevillanas el 1 de mayo de 2014, informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). El Alto Tribunal reseñó que la jueza lleva cabo así lo resuelto por la Audiencia de Sevilla y, tras concluir la instrucción de los hechos, la magistrada pide a las acusaciones que en el plazo de 10 días soliciten la apertura de juicio oral, formulando escrito de acusación o sobreseimiento de la causa.

El auto, al que accedió LA RAZÓN, señala que «a través de las redes sociales se difunde, dentro del programa de la ‘semana de lucha social, de la indignación a la acción’», acordando para el 1 de mayo de 2014 la convocatoria de un «aquelarre feminista». La procesión convocada llevaba el nombre de «Hermandad del Sagrado Coño Insumiso a la Explotación y la Precariedad». El auto también señala que «aunque no se ha podido determinar si alguna asamblea u organización en concreto fueron las promotoras de esta manifestación, del visionado de los vídeos se observa como organizadores o promotores» a las tres imputadas.

«En los vídeos se observa a unas doce mujeres cubiertas las cabezas con capuchas, a modo de penitentes, a modo de imagen sagrada, siendo portada en andas simulando un paso procesional de la Semana Santa», a la que una de las imputadas «le coloca un velo negro y, por otro lado, otro grupo de mujeres vestidas de negro y con mantillas imitando a las mujeres que viste de tal forma de luto en la Semana Santa», continúan los antecedentes de hecho del auto fechado a 21 de abril. Entre otras consignas, al paso por la basílica de la Macarena, la procesión gritó consignas como «Hay que quemar la Conferencia Episcopal».