Tres ujieres de la Diputación de Sevilla, sillas prestadas de Córdoba y olor a naftalina

La Cámara andaluza celebra su 35 aniversario en el Alcázar en que nació

Sesión constitutiva del Parlamento con Antonio Ojeda como presidente de la Cámara

La Cámara andaluza celebra su 35 aniversario en el Alcázar en que nació

Las sillas «las prestaron» de urgencia en la Diputación de Córdoba y, aparte, tenían un valor simbólico: albergaron la asamblea constituyente de los andalucistas. El personal llegó de la Diputación de Sevilla. La cesión de empleados, probablemente, no superaría hoy en día ninguna RPT. Uno de ellos, Antonio Alonso, ya jubilado, asistió como invitado emocionado al Pleno conmemorativo. En 1982, había 33 trabajadores; hoy, 196. Pepe Borrero, jefe de régimen interno y seguridad, fue testigo, y muñidor, de la constitución del Parlamento y del acto del XXXV aniversario, ambos en el Real Alcázar. Después vinieron el Palacio de la Audiencia, la Iglesia de San Hermenegildo y el Hospital de las Cinco Llagas. Borrero es «el que sale con la tiza en la foto apuntando los resultados del referéndum del 28F en el Casino de la Exposición». Un recinto que también se barajó como sede del Parlamento y que era «ideal» pero «se descartó». También se pensó en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla pero «el alcalde puso pegas, algo de resistencia». «Gracias al arquitecto y conservador de los Reales Alcázares, Rafael Manzano» se puso «a disposición el Salón de los Tapices». Uno de los tapices, como ayer, se colocó de fondo para adornar, cuenta. La mesa «era más alta». Las sillas llegaron de la Diputación de Córdoba, tras negarse la de Cádiz y el Alfonso XIII. «Se abrieron más puertas de las que se cerraron», señala. Todo se levantó, como el referéndum, «sin un duro». Hace 35 años, como ayer, «hacía un calor terrible, ahora hace -2 grados en comparación» y los trabajadores de la Diputación –«tres ordenanzas que hicieron de ujieres», precisa el presidente Juan Pablo Durán–, llevaban «el uniforme de lana» porque «era el único que había». Entonces, olía «a naftalina» por las alfombras que se sacaron para la ocasión (ayer se descartó con buen criterio meteorológico) y a Escuredo le recordaba «a la mili». La Cámara cumple años el mismo día que los parlamentarios Verónica Pérez, que tenía cuatro años cuando se constituyó el Parlamento, y Antonio Sánchez Villaverde (29 años en 1982), que siempre felicitaba al ex consejero Pepín Maldonado, también presente en el acto, por los éxitos del Barça, que en el 82 quedó segundo tras la Real. Mar Moreno, Amparo Rubiales y Marisa Bustinduy conversaban en segundo plano. Las tres Gracias del PSOE. Sólo asistió un ex presidente, Pepote Rodríguez de la Borbolla, en guayabera, igual que el alcaide del Alcázar, Bernardo Bueno. El Parlamento cumplió 35 años, 383 textos legislativos y 642 diputados después; 109 en la actualidad, 53 hombres y 56 mujeres, 50 más que hace 35 años y ayer todos con abanicos.