Un 100% más de deuda con el 50% de inversión

El déficit, cifrado en más de 30.000 millones, supera el 20% del PIB regional y cada andaluz debe alrededor de 3.500 euros, casi 2.600 euros más por persona que antes de la crisis

La consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero
La consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero

El déficit, cifrado en más de 30.000 millones, supera el 20% del PIB regional y cada andaluz debe alrededor de 3.500 euros, casi 2.600 euros más por persona que antes de la crisis

Una economía doméstica con una deuda equivalente al 150% de sus ingresos, para subsistir, no tiene más remedio que recurrir al crédito. «Tal carrera alcista de la deuda es peligrosa», señala al respecto el Parlamento en los Comentarios al Estatuto. Los recortes han afectado a los servicios públicos (Andalucía es la comunidad con menor gasto sanitario por habitante; y la cuarta que más ha metido la tijera en Educación, 600 millones en cuatro años según UGT) pero no en el mismo sentido a la deuda, lo que cuestiona el fin último de lo que desde la Junta se denomina «austericidio».

El déficit de Andalucía ha crecido por encima del 100% durante la crisis. Cada andaluz debe alrededor de 3.500 euros, un aumento del 97,23% desde 2011, lo que supone 2.573 euros más por persona que en 2007. Andalucía debe en torno a 30.000 millones de euros. Con una deuda inferior, según las agencias de rating, se podría invertir el doble. La inversión de la Junta ha caído un 54% desde 2009. De los 7.635 millones del ejercicio en curso cuando arrancó la crisis se ha pasado a los 3.522,8 millones del Presupuesto de 2016. Actualmente, la deuda de la Junta de Andalucía supera el 150% de sus ingresos, según Standar & Pool’s. Teniendo en cuenta que los ingresos presupuestados por la Junta para 2016 son de 31.285 millones, la deuda real, amortizaciones e intereses, se acercaría a los 47.000 millones. La cifra oficial actual, no obstante, ronda los citados 30.000 millones, muy cerca del 100% del Presupuesto andaluz. La Junta apenas presupuesta 500 millones más a inversiones que al pago de la deuda.

Según los datos del Banco de España y del Instituto Nacional de Estadística, en 2014 la deuda pública andaluza fue de 29.101 millones de euros, un 20,54% de su PIB y su deuda per cápita de 3.469 euros por habitante. Andalucía se encuentra en la decimoctava posición por comunidades y en la cuarta posición en cuanto a deuda por habitante. En 2011, Andalucía debía 14.314 millones de euros, 1.699 euros por habitante, el 9,8% del PIB. En 2009, la comunidad tenía un déficit de 9.828 millones, el 6,9% del PIB, 1.202 euros por habitante. En 2008 alcanzó los 8.142,86 euros. En 2007 fue de 7.177,09 millones. Desde 2015, está por encima de 30.000 millones. En el primer trimestre del pasado año la deuda era de 28.534 millones sin contar los impagos a proveedores (un déficit que, a su vez, a finales de 2013 fijó la Cámara de Cuentas en más de 1.100 millones).

En el Presupuesto para 2016, según el Estado de Consolidación Porcentual, el total consolidado a la deuda pública en el Presupuesto es de 2.997,5 millones, el 9,581% del total. En el Presupuesto de 2015 se dedicaron más de 2.600 millones al pago de la deuda, el 8,9% del total. El Presupuesto anual de la Junta en 2014 fue de 29.624 millones y la Junta dedicó el 11% al pago de la deuda. Los gastos de los préstamos suponen para las cuentas andaluzas el pago de más de 7,5 millones diarios a los bancos. La deuda de la comunidad ha crecido entre 2011 y 2014 un 96,72%, hasta alcanzar el 20,54% del PIB. El PIB andaluz cayó un 2,53%, hasta situarse en 2014 en 141.704 millones. En la cúspide de la burbuja inmobiliaria, en 2007, el PIB era de 148.644,79 millones. En 2008, cuando el presidente Zapatero negaba la crisis aunque había quebrado Lehman Brothers, era de 152.137,23 millones. El PIB de los andaluces ha descendido entre 2011 y 2014 un 3%, situándose en 16.884 euros. En 2007 era de 18.459 euros y en 2008, 18.625 euros. La renta por hogar ha caído en 3.675 euros en cuatro años en Andalucía. La reducción es de un 5,89% desde 2011 y se cifra en 22.450 euros (dato de 2013).

Mientras la deuda ha ido creciendo, la inversión ha ido decreciendo. De los 7.635 millones en inversiones en 2009 se ha pasado a 3.522,8 millones en 2016. En 2010, la inversión ya cayó a 7.113 millones (un 7% menos). En 2011 fue de 5.386 millones (una reducción del 30%). En 2012 se presupuestaron para inversión 4.854 millones (un 36% menos). En 2013 fueron 3.814 millones (un descenso del 51%). En 2014 la inversión se quedó en 3.305 millones (un 13,35% menos que el ejercicio anterior y casi un 57% menos respecto al inicio de la crisis). En 2015 la inversión presupuestada se situó en 3.218 millones, casi un 58% menos que en 2009.

Según la directora general de ratings soberanos y financiación pública de S&P para Europa, Oriente Medio y África, Myriam Fernández de Heredia, con todo, Andalucía presenta una perspectiva positiva. No obstante, para mejorar su calificación, es necesario reducir el déficit, mejorar la gestión y conseguir liquidez. La calificación de la deuda volverá a ser revisada en marzo. Andalucía cuenta con una calificación BBB, un escalón por debajo de la del Estado. En el último informe, Andalucía estaba en posición de igualar la nota nacional. Especialmente relevante resulta la necesidad de la Junta de reducir su deuda, que la situó en el 150% de sus ingresos en un reciente Foro Joly. Sólo con las universidades, la Junta mantiene un déficit que ha rozado los 600 millones (584, 300 en gasto corriente, según el consejero Arellano). A final de año, coincidiendo con la celebración del discurso de la presidenta, Susana Díaz, desde el Rectorado de la Universidad de Sevilla, la Junta inyectó 100 millones para pagos urgentes.

En los Comentarios del Estatuto , se recuerda que «los ingresos procedentes de las operaciones de crédito», como «ha precisado el Tribunal Constitucional», «se está ante una fuente de ingresos autonómicos de carácter complementario en una economía saneada, nunca principal». También se indica que «las operaciones de crédito han de concertarse con prudencia, evitando el uso indiscriminado». Según estos mismos comentarios al Estatuto, la Junta «ante su difícil situación financiera, ha recurrido al endeudamiento para mantener sus políticas sociales». En 2010, «el endeudamiento neto creció un 150% respecto a la deuda». Y se señala: «Tal carrera alcista de la deuda es peligrosa, porque pudiera comprometer el futuro socioeconómico de Andalucía y no contribuye al cumplimiento del compromiso de estabilidad presupuestaria marcado por la UE».