MENÚ
martes 22 octubre 2019
02:24
Actualizado

Un cambio en la cultura emprendedora para Andalucía

  • Un estudio de la Universidad de Sevilla identifica el papel que determinadas competencias juegan en la creación de un empresario / Foto: Manuel Olmedo
    Un estudio de la Universidad de Sevilla identifica el papel que determinadas competencias juegan en la creación de un empresario / Foto: Manuel Olmedo

Tiempo de lectura 5 min.

07 de julio de 2019. 20:14h

Comentada
José Manuel Cansino 8/7/2019

Salir de la secular posición penosa que Andalucía tiene en renta per capita, nivel de salarios o de pensiones requiere de emprendedores con éxito en muy elevado número y en corto periodo de tiempo. Todo lo que no sea eso es seguir llenando la hoquedad de los discursos institucionales de palabras grandilocuentes sin correlato en acción concreta alguna, o bien en acciones aisladas cuya vigencia en el tiempo se limita a quien tuvo la oportunidad de impulsarlas. Cesado el inspirador, desaparecida la acción. Llamo la atención sobre el proyecto de investigación ELITE que los profesores Liñán y Serrano-Fernández desarrollan en la Facultad de Económicas de la Universidad de Sevilla. Precisamente esta facultad –lo recordaba el otro día su nuevo decano, el profesor Antonio Navarro– acaba de posicionarse entre las 200 mejores del mundo según el ranking de Shanghai. ELITE es el acrónimo de «Estudio longitudinal sobre el proceso de nacimiento de emprendedores de alto impacto» y cuenta con la financiación del Ministerio de Economía, probablemente el más exigente a la hora de financiar proyectos de investigación y desarrollo en España. Parte principal de los resultados de ese estudio es identificar el papel que determinadas competencias juegan en la creación de un emprendedor o empresario. Hace unos días se presentaba una investigación que analizaba la influencia de ocho competencias concretas: el reconocimiento de oportunidades, la persuasión, la creatividad, la resiliencia, el liderazgo, la capacidad de movilización de recursos, la proactividad y la ambición. Todas ellas mostraban tener un impacto positivo sobre la conformación de un futuro empresario cuando se analizaba la información procedente de 2.341 encuestas realizadas a personas adultas con un distinto nivel de vinculación en la actividad empresarial; desde quienes no tenían ninguna relación hasta quienes ya contaban con varios años de experiencia como empresarios.

La cuestión es ¿cuál sería el número de empresarios a, pongamos, diez años vista si se coordinase una acción generalizada y con recursos presupuestarios suficientes que incidiera en estas competencias cuando se forma a los jóvenes andaluces o de cualquier otra región española? Ya puestos me apuesto pincho de tortilla y caña a que ninguno de los lectores de este periódico encontrarán en los planes de estudio de ninguno de los grados (ni de los máster) que se imparten hoy en las diez universidades andaluzas, competencias como la resiliencia o la ambición. Son términos absolutamente proscritos en una cultura que sucumbió hace años a una visión igualitarista. Una visión que detiene el marcador cuando la diferencia es muy abultada aunque el resultado sea justo. Algunas de las competencias anteriores son fáciles de imaginar; otras quizá no tanto y merecería la pena extenderse en cómo se definen para luego ver cómo potenciarlas. Por ejemplo, el propio término emprendimiento en este contexto sería la capacidad de una persona para realizar una actividad, afrontar un reto o iniciar un nuevo proyecto económico.

El reconocimiento de oportunidades de negocio es la capacidad de algunas personas para interconectar tendencias y cambios que se están produciendo pero que para el resto de personas no guardan ninguna relación. Lo anterior está directamente relacionado con el acceso a la información y con las habilidades cognitivas en el reconocimiento de patrones y en la vigilancia de los mismos. La creatividad es la capacidad para idear algo nuevo, original y útil que pueda servir de base a una innovación empresarial. La resiliencia, por ejemplo, la miden los expertos como la capacidad de recuperarse de situaciones de estrés. Los datos respaldan que cuando una persona supera más rápidamente una situación de estrés está mejor capacitada para superar cualquier adversidad en los negocios (por cierto, otra palabra proscrita en la cultura que aprisiona a Andalucía en los últimos lugares en términos de salarios).

Por último ¿cómo entienden la proactividad y la ambición? La primera es la capacidad de respuesta que tiene una persona y, con mayor exactitud, la capacidad de elegir su respuesta de entre las alternativas. La ambición –término expulsado con ahínco de amplísimo listado de competencias de cualquier plan de estudios– es la necesidad que siente el empresario en ciernes para desarrollar su negocio a través de diferentes inversiones en nuevos recursos productivos asumiendo riesgos y dispuesto a hacerlos con determinación competitiva.

Es posible ampliar el listado de competencias que deberían impregnar las enseñanzas y la divulgación en Andalucía si de verdad queremos favorecer la aparición de emprendedores que nos saquen del final de la lista en renta por habitante. Lo que es claro es que sería un error no hacerlo por el empecinamiento en parar el marcador cuando alguien destaca para que los demás no se sientan frustrados, aunque el primero hubiese acabado fundando una empresa en la que el resto hubiese podido desarrollar una carrera profesional superando los malos resultados de aquella competición. La vida es un proceso de aprendizaje continuo en el que la resiliencia y la ambición son eficaces mecanismos de superación.

Por último pero no menos importante, el listado de valores no debe informar sólo a las enseñanzas técnicas (ingenierías, por ejemplo) o económicas. Valga como ejemplo que la autora de la investigación que sirve para este artículo, Sandra Liliana Mogollón, es una prometedora artista colombiana, Máster en Economía y Desarrollo por la Universidad de Sevilla que pronto expondrá su obra por vez primera en España. El país que con apenas 3.000 hombres defendió hasta la victoria la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, frente a una flota inglesa que embarcaba a 30.000 soldados. Aquello sucedió entre el 18 de marzo y el 20 de Mayo de 1741. La investigación de la que les hablo se presentó 278 años después. También con éxito.

*José Manuel Cansino es catedrático de la Universidad de Sevilla y profesor de la Universidad Autónoma de Chile

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs