Un ex alto cargo de la Junta preside la Sala que enjuiciará a Chaves y a Griñán por los ERE

Izquierdo, «ex número tres» de la Consejería de Justicia, está al frente de la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla

El secretario de la Audiencia de Sevilla, Luis Revilla, muestra la bola con el número de la Sala durante el sorteo
El secretario de la Audiencia de Sevilla, Luis Revilla, muestra la bola con el número de la Sala durante el sorteo

Izquierdo, «ex número tres» de la Consejería de Justicia, está al frente de la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla

A veces la suerte se alía con la polémica. Había expectación por conocer qué Sala de la Audiencia Provincial de Sevilla sería la encargada de enjuiciar la rama política del «caso ERE» que afecta a los ex presidentes andaluces, Manuel Chaves y José Antonio Griñán y a otros 24 ex altos cargos más, la pieza centrada en el procedimiento específico por el que se repartieron los fondos públicos, y el azar determinó que será la Sección Primera, justo la presidida por el ex secretario general para la Justicia de la Junta entre 2008 y 2014, Pedro Izquierdo. Era el «número tres» en la estructura funcional de la Consejería de Justicia y Administración Pública de una de las etapas de Chaves al frente del Gobierno andaluz, el encargado de sustituir al consejero y viceconsejero si se ausentaban, se quedó con Griñán y acabó marchándose él alegando motivos «profesionales» que se tradujeron en su desembarco en el puesto que ocupa en la actualidad en el tribunal provincial sevillano.

La elección de Sala no se hizo de acuerdo a las reglas habituales de reparto, sino por sorteo, debido a las «específicas y mayores circunstancias de volumen y especial complejidad de esta pieza», según justificaron desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). El peculiar acto se celebró en la biblioteca de la Audiencia, horas después de que la instructora del proceso, María Núñez Bolaños, elevara la causa al órgano provincial; y de él quedó excluida la Sección Séptima, a la que pertenece la instructora originaria del «caso ERE», Mercedes Alaya, al ser la encargada de resolver los recursos presentados en este procedimiento. Para finiquitar el asunto, el presidente del órgano provincial, Damián Álvarez, introdujo tres bolas con los nombres de las correspondientes Salas que sí podían enjuiciar la causa en una botella de cuero, utilizada antes para la distribución de sumarios. El encargado de extraer de ella el objeto fue luego el secretario de la Audiencia, Luis Revilla, y su mano inocente envió la pieza en la que están encausados Chaves y Griñán a la Sección Primera, presidida por Izquierdo y de la que forman parte además los magistrados Auxiliadora Echevarri, Encarnación Gómez, Pilar Llorente y Juan Antonio Calle.

Tras la asignación, Izquierdo explicó los siguientes pasos a dar. Ahora el área que preside llevará a cabo un sorteo interno nuevo, siguiendo «el mismo criterio», para designar entre sus magistrados al ponente del procedimiento. Más tarde, quién desempeñe esa función seleccionará a los otros dos jueces que formarán el tribunal que enjuiciará definitivamente la causa y con ella a los ex presidentes andaluces que se sentarán en el banquillo al haber rechazado hace unos días la propia Audiencia de Sevilla sus recursos.

Preguntado por si se abstendrá de formar parte de ese tribunal por haber sido el «número tres» del departamento de Justicia del Ejecutivo regional, indicó que si resulta ser uno de los tres jueces que lo conformen, estudiará si se inhibe. «Tomaré la decisión que tenga que tomar en ese momento», hilvanó. Un posible paso a un lado que fuentes judiciales consultadas ayer por este periódico «no descartaban» que acabe dando si llega el caso, tras subrayar su «calidad técnica» como magistrado. «Es probable que quiera evitar sospechas y, si le toca enjuiciar, se inhiba», apuntaron.

Al margen de esa posibilidad, Izquierdo pidió «sosiego» y «calma» en torno a un «asunto de tanta complejidad» como es la pieza política de los ERE y que se deje trabajar «con tranquilidad» a los magistrados a los que les toque». Interrogado por la fecha en la que podría fijarse la celebración de la vista oral, expuso que la Sección que preside tiene un ritmo de señalamiento de juicios «bastante satisfactorio», gracias al esfuerzo de sus colegas. De hecho, aseveró que los últimos han sido para el próximo mayo, mes en el que se juzgará, por ejemplo, al acusado del asesinato y la agresión sexual a una joven en el parque María Luisa de la capital hispalense que arrancará el día 8. Y lo que sí avanzó en relación a los ERE presuntamente fraudulentos es que el examen del proceso llevará «muchísimo tiempo», dada su «magnitud» y afectará «de forma seria» a la marcha de la Sala, por lo que confió en que tanto la Audiencia como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el ente de gobierno de los jueces, tome medidas para hacer frente a esa circunstancia. Fuentes judiciales barajan la posibilidad de que se incorpore a la Sección «un sexto magistrado», opción que no se ha confirmado por el momento.

A quien también se le preguntó ayer por la fecha en que podría celebrarse el juicio fue a la jueza Nuñez, quien vaticinó, según recogió Ep, que será este año, si se produce ese refuerzo de la Sala. Aunque matizó que para ello no hay que contar sólo con medios personales, sino también físicos y una Sala con el suficiente espacio para acoger el juicio.

La instructora, quien agradeció el trabajo desarrollado por los funcionarios asignados a la causa, no quiso dejar pasar la oportunidad de afirmar que la pieza política se ha enviado a la Audiencia de Sevilla sin ningún tipo de retraso. «Voy en mi tiempo», proclamó frente a las críticas que se han deslizado en ese sentido, tras la marcha en diciembre del juez de refuerzo Álvaro Martín, quien encausó a los 26 ex altos cargos del Ejecutivo autonómico antes de irse. Núñez se agarra a que había que completar y ordenar mucha documentación de acuerdo a una guía del CGPJ para no haberlo hecho antes.