Unos 265.000 asalariados se esfumaron del mercado laboral entre 2008 y 2011

La fuga de trabajadores se aproxima a la población de las capitales de Jaén y Huelva

La Agencia Tributaria ha elaborado un informe titulado «Movilidad del Mercado de Trabajo en las Fuentes Tributarias» que permite analizar «territorios más o menos dinámicos» del país, «donde la oferta de ocupación atrae o, por el contrario, se pierde población asalariada».

El texto, elaborado en concreto por los Servicios de Estudios Tributarios y Estadísticas de la agencia y fechado en febrero de 2013, permite extraer conclusiones sobre el comportamiento del mercado laboral en las distintas comunidades autónomas.

En concreto en lo que respecta a Andalucía y a lo que en el escrito denominan «permanencias puras», es decir, los trabajadores que residen en cada región durante dos años consecutivos –se han estudiado bienios–, consta que en 2004-2005 alcanzaron los 2.691.781 empleados. En 2005 y 2006 se elevaron a 2.840.307, en los dos ejercicios posteriores a 2.951.976 y en 2007-2008 a 3.008.417. A partir de 2008-2009, con 2.883.978 asalariados, comienza el descenso. En 2009-2010 ese colectivo era de 2.782.087 y en 2010-2011, de 2.743.706.

Es decir, desde que comenzó la crisis económica aún inconclusa en 2008 hasta 2011, la comunidad perdió 264.711 asalariados permanentes, lo que equivaldría aproximadamente a la suma de las poblaciones de Jaén capital, con 116.731 habitantes, y la ciudad de Huelva, con 148.500.

En general se observa, según el mencionado informe, cómo esas «permanencias puras» mantienen una distribución geográfica estable en todos los bienios de referencia y con crecimientos de la población permanente en todas las regiones, de lo que se desprende que «ha existido una coyuntura favorable que ha permitido una estabilidad creciente en el empleo hasta el año 2008, en el que se invierte la tendencia».

En cuanto al porcentaje de «altas» en el mercado laboral de cada región sobre el total de asalariados –permanencias más «altas»–, no presenta grandes variaciones entre comunidades en los primeros bienios, lo que sí ocurre a partir de 2007-2008, descendiendo por lo general el peso de las «altas» sobre la totalidad, sobre todo en 2007-2008.

En el caso de Andalucía, ese citado porcentaje de «altas» sobre el conjunto fue del 13% en 2004-2005; del 12 el bienio siguiente; del 11 en 2006-2007 y 2010-2011; del 9 desde 2007 a 2009; y del 10 en la etapa 2009-10. Por lo que respecta a las «altas» de nacionalidad extranjera, Andalucía destacó, tras Cataluña y Madrid, con un pico del 16,4% en 2008-2009.

Si el parámetro a analizar es el porcentaje de «bajas» sobre la masa de asalariados –permanencias más «bajas»–, las variaciones entre territorios tampoco son elevadas. No obstante, se refleja un gran punto de inflexión a partir de 2007-2008, cuando se registran, por lo general, porcentajes superiores al 10%.En Andalucía esas caídas de la suma de empleados pasan del 9% en 2004-2005, al 11% en 2010-2011. Antes, llegaron a alcanzar el 13 en 2008-2009 y el 12%, hasta 2010.

En ese apartado es reseñable que en las «bajas» de nacionalidad extranjera, Andalucía pasa a representar casi la quinta parte del total en el último bienio, mientras que el resto de años oscilaba alrededor del 13%. En concreto fue del 13,4% entre 2004-2006 y 2007-2008; del 12,8 de 2006 a 2007; del 12,2% en el bienio 2008-2009; y del 12,3 de 2009 a 2010; para subir hasta el 19,6% de 2010 a 2011.

El estudio fija una expansión y crecimiento del empleo entre los años 2004 y 2007, un estancamiento producido en el bienio siguiente caracterizado por un número similar de «altas» y «bajas» y un fuerte deterioro del empleo en los periodos siguientes.

El empleo en el sector servicios cayó un 3,5% el pasado enero

El sector servicios registró en enero de 2013 en Andalucía una caída de su facturación del 4,4 por ciento en relación con el mismo mes de 2012, un descenso algo inferior a la registrada a nivel nacional–del -4,4 por ciento–, según los datos provisionales publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Por lo que respecta a la ocupación, bajó de media en enero un 3,5 por ciento en relación con el mismo periodo del año previo. Si se compara con diciembre de 2012, el descenso fue del -1,4.