Actualidad

Vox renuncia a la enmienda a la totalidad y despeja el camino a las cuentas de 2020

El partido de Abascal asegura que «hay muchos puntos de confluencia» con el Gobierno andaluz y el presidente de la Junta destaca su «altura de miras», aunque «queda mucho trámite» en el Parlamento

El partido de Abascal asegura que «hay muchos puntos de confluencia» con el Gobierno andaluz y el presidente de la Junta destaca su «altura de miras», aunque «queda mucho trámite» en el Parlamento

Publicidad

Finalmente Vox no cumplió su amenaza y rehusó ayer presentar una enmienda a la totalidad contra los presupuestos de 2020, despejando así el camino de su aprobación. PSOE y Adelante Andalucía fueron los dos únicos grupos que sí solicitaron al Gobierno andaluz que retirara las cuentas y el partido de Santiago Abascal mantuvo la incógnita hasta el último minuto, aunque optó por no salirse de la línea de lo acordado con PP y Ciudadanos en junio, cuando se comprometió a apoyar el presupuesto de 2019 y el de 2020.

El portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, reconoció que en la negociación «hay muchos puntos de confluencia» con el Gobierno andaluz y se está «avanzando» en estos trabajos, de manera que para el martes o el miércoles de la próxima semana esperan contar con un acuerdo. Aunque «todavía no se ha alcanzando un acuerdo pleno», apuntó que Vox optó por lo que creyó «más correcto», no presentar una enmienda a la totalidad a los presupuestos de 2020 desde «la perspectiva de la mutua confianza» porque «hay mucho terreno avanzado».

La formación reclama la inclusión en las cuentas de un total de 65 medidas. De entre ellas, Hernández señaló avances en el «desmantelamiento» de la administración instrumental, en la implementación de auditorías privadas y la retirada de subvenciones «a grupos de presión». En relación a otros puntos, «todavía hay que hacer números» porque «hay una realidad económica tozuda».

«El principal obstáculo está siendo la carencia de tiempo, la premura con que vienen marcados los hitos para la tramitación del presupuesto», destacó el portavoz parlamentario de Vox, toda vez que aseguró que su partido quiere «hacer las cosas con seriedad». «Si presentamos una enmienda a la totalidad mandaríamos un mensaje equívoco de que contribuimos a la teatralización de la política, algo a lo que siempre hemos mostrado disconformidad», explicó.

Publicidad

Igualmente, negó que la decisión de no presentar una enmienda a la totalidad venga por la situación política a nivel nacional, con unas próximas elecciones el 10 de noviembre y el conflicto catalán más latente que nunca. «Nosotros intentamos ser coherentes y seguir una línea de responsabilidad, abogando por la estabilidad», subrayó, para añadir que «puede ser positivo para Andalucía proyectar esta imagen de estabilidad institucional cuando en otras partes de España se viven situaciones impensables hace un tiempo».

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, valoró la «altura de miras» de Vox y señaló que el PSOE y Adelante Andalucía están a tiempo de retirar sus respectivas enmiendas a la totalidad Moreno agradeció a Vox esta primera parte «de su confianza», porque aún queda mucho trámite del presupuesto en el Parlamento, y añadió que las negociaciones están siendo «complejas y duras». El trámite ahora «parece que está bastante más despejado», lo que significa que Andalucía da una «nueva señal de estabilidad y de confianza a los inversores, empresarios y a la propia sociedad». En este sentido, en un entorno como el que estamos viviendo en España, donde hay muchos «problemas, inseguridad, inquietud e inestabilidad», Andalucía se ofrece como una comunidad «estable y segura».

Publicidad

Para el presidente, si el PSOE quiere «comportarse como un partido de gobierno y realmente quiere contribuir a la estabilidad de Andalucía, lo mejor que podría hacer es practicar el diálogo». Por ello, presentar una enmienda a la totalidad y rechazar unos presupuestos sin ni siquiera leerlos es «una falta de corrección y de respeto a quienes han hecho esos presupuestos y a lo que representa Andalucía».

Para el portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, la decisión de Vox es una «muy buena noticia», añadiendo que el presupuesto «va avanzando positivamente y ha superado un escollo muy importante no teniendo esa amenaza» de la enmienda a la totalidad por parte del partido de Abascal. Nieto precisó que las 65 medidas que ha reclamado Vox «más que una ampliación» del acuerdo que ya habían firmado para este presupuesto y para el de 2019, «se mejora el contenido de algunas de las medidas recogidas en el acuerdo anterior y se suman otras que están relacionada y suponen avanzan en la misma dirección». Precisamente, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, recordó a Vox este acuerdo previo y aseguró que el Gobierno andaluz «está abierto a todas las enmiendas».

PSOE y Adelante cargan contra un presupuesto «peligroso» y «facistoide»

Tras presentar su enmienda a la totalidad, el PSOE aseguró que estas cuentas suponen «un peligro para uno de los sistemas de cobertura sociales más importantes de España y Europa» y vienen, por tanto, a «socavar los cimientos de lo construido por los andaluces durante mucho tiempo». El portavoz socialista en el Parlamento, José Fiscal, señaló que esta enmienda a la totalidad es «un ejercicio de responsabilidad» por parte del principal partido de la oposición y el que mayor número de diputados tiene en el Parlamento andaluz, con el objetivo de intentar que «se retiren estos presupuestos que son dañinos para los andaluces». Por su parte, Adelante Andalucía aseguró que PP y Ciudadanos «sucumben al chantaje de la extrema derecha». La portavoz de la coalición, Ángela Aguilera, insistió en que el presupuesto «es neoliberal en lo económico y desde el punto de vista social tiene rasgos facistoides».