Ya se nota el celo de Castilla... pero para denunciar las injurias en la red

La recién elegida secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla
La recién elegida secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla

Contundencia... en las redes. La secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla, anunció ayer que el sindicato presentará la denuncia pertinente ante las autoridades competentes por los comentarios «injuriosos» y los insultos recibidos en redes sociales contra el sindicato y contra dirigentes del sindicato.

En una entrevista con Europa Press, Castilla, quien apuntó la existencia de ciertas «perlas» contra ella misma aparecidas en redes sociales, expresó su respeto por las diversas opiniones vertidas hacia el sindicato y hacia la nueva Comisión Ejecutiva, mostrando su respeto «mientras que no sea nada calumnioso ni injurioso».

Castilla indicó que «ya se han registrado algunos comentarios» en ese tono, que «se pondrán en conocimiento de la autoridad competente». «Se acabó aceptar esos comentarios, pues una cosa es no estar de acuerdo con determinadas cosas pero no hay que insultar», aseveró Castilla, apelando al derecho al honor recogido en el artículo 18 de la Constitución Española. «Una no esta aquí para que la insulten y una cosa es no estar de acuerdo con la estrategia sindical y otra distinta es vulnerar la honorabilidad de las personas y del sindicato», subrayó.

La dirigente sindical recordó que «la Justicia es para todos y ninguno estamos para que nos insulten, admitimos la crítica pero no los insultos y debemos delimitar una frontera, pues estamos en democracia, no es una dictadura». Carmen Castilla lamentó que los delegados de UGT «están sufriendo actualmente una gran presión y tienen que dar la cara en sus empresas». «Están condenando al sindicato cuando no hay ninguna persona imputada e incluso se han ido tres personas de la Comisión Ejecutiva anterior, sin ningún tipo de imputación y sin ningún tipo de condena», recordó Castilla, quien apuntó que «en España nadie dimite, pero UGT-A ha hecho un ejercicio de responsabilidad y ello le ha costado el sacrificio de personas que no están imputadas».

Castilla también lamentó la actitud del PP, que había pedido que se suspendan las ayudas concedidas por la Junta al sindicato, por lo que exigió a los populares que sean «serios», recordando que «los competentes para dictaminar sentencias, autos y providencias son la autoridades judiciales, mientras que los poderes ejecutivo y legislativo deben tener un trabajo y tienen una responsabilidad y quien suspende en un momento dado porque se ha cometido un ilícito es la autoridad judicial». Castilla reconoció que esperaba ese tipo de reacciones del PP, que no le ha «sorprendido», aunque mostró su «mano tendida al PP para dialogar», de manera que «aunque sufro las críticas que sufro por parte del PP, vuelvo a tender la mano, para solucionar los problemas que hay en Andalucía». La dirigente sindical aseguró al PP que «si hay alguien que ha cometido irregularidades, se depurarán las responsabilidades», pero pidió que «nos dejen aterrizar y hacer». Castilla consideró que los sindicatos de clase «llevamos tiempo sufriendo una campaña de descrédito porque somos realmente molestos para una clase política, la más conservadora, ya que somos la última defensa de los trabajadores».