Zoido adelanta un año la bajada de impuestos municipales que prometió

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ayer en el Ayuntamiento
El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ayer en el Ayuntamiento

SEVILLA- Como colofón al Debate sobre el Estado de la Ciudad, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, anunció ayer una bajada de impuestos para el próximo año, puesto que «ya hemos cumplido los deberes en cuanto a la estabilidad presupuestaria y financiera y ahora cumpliré la promesa de poner a Sevilla en la media de la presión fiscal de España». Después de un debate con reproches y cruces de acusaciones sobre temas que poco tenían que ver con la gestión municipal, el regidor aprovechó su último turno de palabra para enumerar una serie novedades para que la sesión no resultara vacía. Una vez conseguido el objetivo del superávit –cifrado en 48 millones de euros–, el próximo reto del equipo de Zoido es bajar el impuesto de bienes inmuebles (IBI), el de construcciones, instalaciones y obras (ICIO), el de actividades económicas (IAE) y el de vehículos de tracción mecánica. Igualmente, se estudiarán «beneficios fiscales» para las familias y los negocios que generen empleo. «Prometí esta rebaja para el final del mandato, pero la vamos a adelantar un año», recordó el alcalde, al tiempo que subrayó los efectos «positivos» del Plan de Ajuste municipal y del Plan de Lucha contra el Fraude Fiscal.

Pero los anuncios no quedaron ahí. Antes de que acabe este mes se obtendrán los permisos necesarios para instalar una Zona Franca en el Puerto, lo que permitirá que «se instalen más empresas en la ciudad», aseguró Zoido, lo que implicará una mayor presión para ejecutar el dragado del Guadalquivir. Igualmente, tras un estudio hecho por la Gerencia de Urbanismo, aseguró que los terrenos del Prado de San Sebastián cuentan con los 220.000 metros cuadrados necesarios para instalar allí la Ciudad de la Justicia. Recientemente, el consejero de Justicia, Emilio de Llera, puso como condición tal cifra para instalar allí el complejo, aunque la Junta se muestra más favorable a ubicar el proyecto en los terrenos de Los Gordales.

Durante el debate, IU reprochó a Zoido que «se ha convertido en un alcalde de bodas, bautizos y comuniones» y el PSOE criticó su «nula» iniciativa para crear empleo y el «fraude» de la descentralización hacia los distritos.