Alianza de Castilla y León, Madrid y Galicia para reforzar los Servicios Públicos

El presidente Juan Vicente Herrera, Cristina Cifuentes y Núñez Feijoo tienden la mano en la defensa de la España de las autonomías

El presidente Juan Vicente Herrera suscribe la colaboración con Cristina Cifuentes y Alberto Núñez Feijoo
El presidente Juan Vicente Herrera suscribe la colaboración con Cristina Cifuentes y Alberto Núñez Feijoo

Los presidentes de Castilla y León, la Comunidad de Madrid y Galicia, Juan Vicente Herrera, Cristina Cifuentes y Alberto Núñez Feijoo, respectivamente, suscribieron una alianza para mejorar los Servicios Públicos esenciales y la reforma de la financiación autonómica.

Tres de los principales líderes del Partido Popular demostraron su buena relación y su apuesta por mejorar la calidad de vida de sus paisanos y los de las autonomías limítrofes.

El documento, firmado en la sede de la Comunidad madrileña y en el que se trabajó desde hace un año, se centra en tres ejes estratégicos: desarrollo económico, cultural y medioambiental; Servicios Públicos esenciales y de emergencias y coordinación en asuntos clave de la política autonómica.

Los tres presidentes coincidieron en señalar que se trata de un trabajo en común y de ofrecer soluciones comunes de tres territorios unidos que representan una cuarta parte de España en población y territorio.

Asimismo, reiteraron que se trata de una alianza para trabajar en lo que les une, ya que reconocieron que cada uno de ellos tiene diferencias con sus socios tanto en el plano del perfil de cada comunidad, como de los intereses políticos.

La llegada del AVE a Galicia es una prioridad y las tres comunidades instan al Gobierno de España a que mantenga las fechas para que se culmine en el primer trimestre de 2019, pero también para la continuación de la Alta Velocidad hacia Asturias, Cantabria y País Vasco.

Además, los tres gobiernos se comprometen a promover y celebrar cada año un foro económico y social de las tres comunidades con la participación de los agentes económicos y sociales, que permita un análisis ponderado de los impactos y oportunidades de este eje para aunar esfuerzos y propuestas de futuro, informa Ical.

Frente contra la despoblación

También hacen suya la aprobación de la Estrategia contra la Despoblación, surgida de la última Conferencia de Presidentes, pese a que, como recordó Herrera, Madrid es una comunidad con crecimiento demográfico y Castilla y León y Galicia se sitúan en el otro extremo.

Asumen ese reto desde la cooperación con el Gobierno y con Europa para afrontar este problema y tomar medidas que afectan al envejecimiento, la igualdad, conciliación o los jóvenes.

El objetivo en servicios públicos esenciales y de emergencias es completar -se dan un plazo de dos meses- los actuales protocolos bilaterales que tienen las tres comunidades centrados en la atención en el hospital más cercano a la residencia en las zonas limítrofes. Se trata de avanzar, como explicó Herrera, en un Servicio Público de Salud de colaboración de «segunda generación».

Entre las medidas suscritas, figuran acuerdos entre los servicios de salud para la realización de prácticas universitarias de alumnos de las facultades de enfermería y medicina, actividades de formación continuada y rotaciones de estos profesionales o acuerdos para el alojamiento de familias de pacientes desplazadas que tengan que pernoctar en otro territorio.

El presidente de Castilla y León además indicó que «la reforma de la financiación está pendiente, a mitad de camino, es una de las consecuencias del soberanismo catalán», y añadió que la revisión se debe realizar bajo los principios de suficiencia, equidad, transparencia, corresponsabilidad fiscal y solidaridad y garantía de acceso de los ciudadanos a los servicios públicos en función del coste efectivo de los mismos.

Además, en una visión «claramente municipalista», los tres gobiernos subrayan la necesidad de fortalecer el papel de las entidades locales como prestadoras de servicios de proximidad y abogan por la mejora de su financiación.

Por otra parte, los tres presidentes también tendieron la mano en la defensa y compromiso con el Estado de las Autonomías.

Banderas y símbolos

Herrera resaltó que «es un buen día para reafirmar lo que nos une, el compromiso con España como nación», y declaró la pluralidad del estado de las autonomías y rechazó «banderas y símbolos», a la vez que apostó por la unidad, la diversidad y la solidaridad como principios de colaboración con el Gobierno de Mariano Rajoy, con el resto de las autonomías y con los municipios.

También defendió que «cualquier intento» de modificar el estado autonómico se tiene que hacer desde el necesario consenso y bajo el respeto a la legalidad vigente. «Hoy se emite, en un momento importante para la historia de España, un mensaje claro», dijo.

«Es una alianza que no nace contra nadie, sino a favor de las personas y de los territorios porque a ellas va a beneficiar», declaró el presidente castellano y leonés, que concluyó que este acuerdo trata de «hacer España a través de las autonomías, desde el diálogo, la solidaridad y la lealtad».