Buenafuente, Pablo Carbonell y Mikel Urmeneta actualizan el arte prehistórico

El humorista Andreu Buenafuente, el actor Pablo Carbonell y el dibujante y creador de la marca Kukuxumusu, Mikel Urmeneta han actualizado hoy con humor las pinturas prehistóricas al elaborar un mural en el Museo de la Evolución Humana de Burgos junto a su director científico, Juan Luis Arsuaga.

Urmeneta, Carbonell y Arsuaga han comenzado a pintar el mural a las once de la mañana y dos horas más tarde se ha incorporado Buenafuente.

Han utilizado durante varias horas pinturas acrílicas, rotuladores, pinturas al óleo y en aerosol para dar vida a un mural de gran formato que se podrá ver desde ahora en la segunda planta del museo.

Para Arsuaga, se trata de una expresión artística que simboliza la imaginación y la capacidad de crear, que son "cualidades que nos definen como especie".

Arsuaga, que es también uno de los codirectores de Atapuerca, ha explicado que a partir de mañana se intentará interpretar el significado del mural, que es lo que también se hace con el arte prehistórico, porque quienes pintaron en las cuevas tenían "un mundo mental y un imaginario colectivo que ha desaparecido".

De hecho, Urmeneta cree que de lo que se trata es de expresar de forma espontánea una visión del arte prehistórico.

Otro de los convertidos en "pintores prehistóricos", Pablo Carbonell, ha comparado el mural con "una travesura"o "una forma de hacer en pintura algo parecido al jazz".

El resultado es una mezcla de dibujos que pueden recordar a la prehistoria con textos breves o elementos actuales como un carro de compra o caricaturas -incluso de los propios dibujantes- todo ello en tonos muy cálidos, con predominio de ocres, amarillo y rojo.