Cada vez más jóvenes buscan un futuro en la Educación de adultos

Fernando Rey defiende una formación continua y compensatoria para mejorar la empleabilidad

El consejero de Educación, Fernando Rey, momentos antes de inaugurar la jornada sobre la enseñanza para personas adultas
El consejero de Educación, Fernando Rey, momentos antes de inaugurar la jornada sobre la enseñanza para personas adultas

Cada ves son más los jóvenes de entre 30 y 40 años de la Comunidad los que se han inscrito en los programas de Educación de adultos que promueve el Gobierno regional en busca de un futuro.

Se trata, en su gran mayoría, de personas que dejaron de estudiar de manera temprana la ESO, el Bachillerato o la Formación Profesional (FP) por motivos personales, sociales o laborales, que con la crisis se quedaron sin empleo, y a quienes el mercado laboral actual les ofrece contratos precarios y de poca duración al no contar con una titulación mínima o con las competencias profesionales necesarias para desempeñar un oficio.

La Consejería se ha marcado como objetivo reintegrar al sistema educativo a estas personas que lo abandonaron de forma temprana, así como impulsar su formación y cualificación, especialmente la de aquellos que forman parte de colectivos socialmente desfavorecidos.

«Queremos enganchar a los alumnos pero también que no se conformen con el título de ESO y obtengan una cualificación profesional con oportunidades formativas en aulas taller y que puedan ser acreditables», explicaba ayer el consejero de Educación, Fernando Rey, al inaugurar en Valladolid la jornada de Educación de Personas Adultas «Seguir aprendiendo»

Estos cursos son presenciales o a distancia -aunque desde la Consejería se recomienda acudir a las aulas porque en un año puede obtenerse el graduado en Secundaria- y cuentan con una prueba directa de forma libre para titularse.

En estos momentos son 21.000 castellanos y leoneses los que cursan estas enseñanzas para adultos, de los cuales cuatro mil son jóvenes que han vuelto a estudiar FP para completar los estudios que abandonaron en su día, prepararse para acceder a otros niveles o adquirir nuevas competencias para optar con más probabilidades de éxito a un puesto de trabajo con el ganarse la vida. También hay otros dos mil que abandonaron pronto la ESO o el Bachillerato que buscan el título correspondiente.

«La Educación es un proceso que abarca toda la vida», destacaba Rey, mientras defendía una formación permanente pero a la vez compensatoria «para dar una segunda oportunidad a aquellas personas que no la han tenido y mejorar su empleabilidad, así como para «mantener la erradicación del analfabetismo», que actualmente afecta a 20.000 personas en Castilla y León, el 0,8 por ciento de la población.

El consejero recordaba que la tasa de abandono escolar temprano se sitúa en el 16,7 por ciento, en la Comunidad.

En el futuro la Consejería seguirá potenciando las ofertas educativas dirigidas a obtener la titulación básica, e intensificará la oferta de Enseñanza Secundaria y de Bachillerato para adultos a distancia, así como la de FP online. Además, se hará hincapié en la mejora del servicio de información, orientación y acompañamiento a los jóvenes que han abandonado pronto los estudios o están en riesgo de hacerlo, y han alcanzado la mayoría de edad, para que conozcan todas las oportunidades de formación.

Reivindica la calidad de todos los colegios, públicos y concertados

Al iniciarse el proceso de admisión en los colegios para el próximo curso, el consejero Fernando Rey hacía un llamamiento a las familias para que estén tranquilas y confíen en la calidad de los centros educativos, tanto públicos como concertados, a la hora de escoger colegio para sus hijos. «El sistema de libre elección ofrece muchas posibilidades y es saludable porque genera cierta competencia entre todos ellos», decía Rey, a la vez que rechazaba que la menor demanda de unos colegios frente a otros sea por bajo nivel educativo.