«El cambio en Castilla y León no lo va a traer el PP o el PSOE, sino Ciudadanos»

El presidente de las Cortes, Luis Fuentes, convencido de que en cuatro años el votante de Cs estará orgulloso

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes
El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes

Apenas lleva una semana al frente de las Cortes de Castilla y León pero Luis Fuentes no ha parado desde entonces. Su partido, Ciudadanos, está en el punto de mira de la política nacional -muchos hablan de la primera gran crisis de la formación «naranja» tras la espantada de dos de sus dirigentes, Toni Roldán y Javier Nart, pero también en esta Comunidad por haber llegado ayer a un acuerdo definitivo de Gobierno con el PP.

Y es que durante estos siete días, Fuentes ha viajado a Madrid para asistir a la Ejecutiva del partido; ha hecho varias entrevistas para la prensa regional; ha estado al tanto en cada momento de las negociaciones con los populares para la Junta o las diputaciones; y ha presidido la primera Mesa del Parlamento de la décima legislatura. «Empiezo a notar la gran responsabilidad que tengo por delante», asegura a LA RAZÓN este político salmantino, primer presidente del Legislativo en los últimos 32 años que pertenece a un partido que no ha sido el más votado.

«Después de tanto tiempo, los castellanos y leoneses -asegura- se merecían un presidente de máximo consenso». Algo que, en su opinión, permitirá llevar a cabo muchas reformas tanto a nivel legislativo como ejecutivo.

Luis Fuentes se define como un hombre de consenso, siempre optimista y una persona que casi nunca se enfada. Algo que demostraba el mismo día en que se constituyeron las Cortes y era elegido presidente, quitando hierro al desplante del presidente de la Junta en funciones, Juan Vicente Herrera, impasible durante su proclamación. O cuando la bancada socialista se reía, en un feo gesto, de las primeras palabras de su discurso, cuando se refería a que empezaba un tiempo de cambio en Castilla y León. «Hay mucha gente nueva que aún no sabe lo que son las Cortes y que no diferencia aún entre el respeto que merece un acto institucional o el debate político en el que es lícito tener otro tipo de actitud, pero siempre sin perder las formas», explicaba sobre las carcajadas socialistas. Este talante moderado y de consenso de Fuentes se revela también cuando suelta uno de sus lemas. «Prefiero un mal acuerdo que una buena guerra», que aprovecha también para recordar a los siete partidos que estarán presentes en la Cámara más plural de la Democracia en esta tierra, las posibilidades que tienen de llegar a acuerdos «con muchísimos pensamientos» presentes en ellos, y animarles a trabajar en esa dirección «porque estamos obligados a entendernos».

Gobernar, el único camino

Y aunque no deja claro si presidir el Parlamento autonómico es un sueño hecho realidad, sí que tiene en mente y así lo asegura sin ambages, que para poder cambiar las cosas como defienden en su partido solo hay un camino; gobernar.

«Durante los últimos cuatro años hemos demostrado desde la oposición y con cinco procuradores que se pueden hacer muchas cosas. Pero sí queremos cambiar de verdad las políticas y la forma de hacer política necesitamos entrar en los Gobiernos para poder demostrar a la gente que estamos preparados», apunta, convencido de que este cambio que tanto demanda nuestra Comunidad y sus gentes, no vendrá de la mano del PP o del PSOE, sino Ciudadanos. Y es más, reta a los votantes de su partido que puedan sentirse defraudados o cabreados por que se haya priorizado al PP en las negociaciones, a que cuando acabe la legislatura se sentirán orgullosos del trabajo y la labor que habrán realizado todos los miembros de la formación naranja que hayan ocupado cargos de responsabilidad en las instituciones.

Entre sus prioridades de este mandato, Fuentes pone en cabeza la lucha contra la despoblación. «Tenemos que ponernos las pilas para revertir esta situación. Ya no hay excusas y si entre todos no creamos las bases para frenar este problema, que conlleva otros como la falta de financiación, el decrecimiento económico o la falta de servicios, la Comunidad se quedará vacía de todo».

Preguntado por las críticas del PSOE al comité de expertos que incluye uno de los puntos del acuerdo programático de PP y Cs y por si elevar a rango de Ley la despoblación es uno de los caminos a imitar para atajar este problema, Fuentes contesta primero a esto último, asegurando que de lo que ha visto por encima de esa iniciativa impulsada por el Gobierno de Feijoó son las propuestas de Ciudadanos, como la bajada de impuestos en los pequeños pueblos o las ayudas a las familias. Y respecto a las críticas socialistas, se muestra contundente: «No creo que el PSOE esté para dar lecciones sobre este tema cuando todavía estamos esperando la estrategia para el reto demográfico que su comisionada anunció para esta primavera»,

Y también deja claro Luis Fuentes que entre los objetivos que su formación tiene marcados en rojo, se encuentra impulsar una reforma urgente del Estatuto de Autonomía de Castilla y León. Concretamente, sus artículos 22 y 29 para suprimir los aforamientos, tanto de los procuradores de las Cortes regionales como de los miembros de la Junta de Castilla y León.

Tampoco descarta que, una vez abierta la negociación, se puedan incluir más modificaciones en la norma, fruto de acuerdos entre partidos, como podría ser blindar un suelo social para garantizar el Estado del Bienestar independientemente de la situación económica de cada momento, que es una de las demandas que durante el pasado mandato plantearon los socialistas y Podemos.