El campo avisa a Azucarera: «Por debajo de 42 euros por tonelada no hay remolacha»

El Consejo Regional Agrario exige a la firma que respete el acuerdo marco para que se siembre en 2019

La consejera Milagros Marcos preside el Consejo Regional Agrario, en compañía de Eduardo Cabanillas y Jorge Llorente
La consejera Milagros Marcos preside el Consejo Regional Agrario, en compañía de Eduardo Cabanillas y Jorge Llorente

Malos tiempos otra vez para los cultivadores de remolacha en Castilla y León. La caída de precios debido al exceso de producción y la decisión de Azucarera, una de las dos compañías junto a la cooperativa Acor, que moltura remolacha en nuestra Comunidad, de reducir de forma unilateral seis euros por tonelada, lo que supone un 25 por ciento menos, ha puesto a los remolacheros en pie de guerra.

Estos ya han avisado que bajar de los actuales 42 euros por tonelada que reciben en virtud del acuerdo marco de la Interprofesional del sector haría inviable a todas luces sembrar remolacha. Por ello advierten a Azucarera que si no da marcha atrás y regresa a la mesa de negociación respetando el acuerdo y no da estabilidad al sector, como sí ha hecho Acor, el año que viene no se cultivará remolacha en nuestra Comunidad.

Lo dejaba claro el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, durante un receso del Consejo regional Agrario: «Por debajo de estos 42 euros por tonelada no se puede garantizar la rentabilidad del cultivo de remolacha durante la próxima campaña».

Tanto Dujo como el resto de líderes agrarios presentes, como Aurelio González, Aurelio Pérez y Jesús Manuel González Palacín, de Upa, Coag y Uccl, respectivamente, se preguntaban también por qué Acor sí que puede pagar lo pactado y Azucarera no, por lo que dejaban entrever incluso acudir a la vía judicial por incumplimiento de contrato.

«No lo descartamos aunque nos lleve más tiempo», decía Aurelio González, portavoz de la Alianza UPA-Coag, quien afirmaba que también acudirán al arbitraje si Azucarera persiste en su «nefasta» oferta.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, rechazaba también de plano las formas de actuar la empresa, y aunque reconocía que puede tener sus motivos, debido al exceso de producción y la reducción de los precios e incluso del consumo, pedía a la dirección de Azucarera que haga un esfuerzo y al menos respete los 42 euros por tonelada para que se pueda sembrar en la próxima campaña. Y después, ya con más tranquilidad, que se sienten todas las partes para negociar a partir de 2020 la estabilidad y sostenibilidad del sector remolachero. Pese a todo, la consejera recordaba que el Gobierno Herrera mantiene su compromiso con los cultivadores de remolacha con los 22 millones de euros en ayudas ya comprometidos.

Desánimo ante el retraso de la futura PAC

Crece la incertidumbre, y el desánimo en el campo ante un posible retraso de la PAC, como se viene especulando. «No se puede empezar una negociación y terminarla en 2022», denuncia Dujo, quien pide un esfuerzo para aprobarla en 2020. Todas las organizaciones valoran positivamente el acuerdo de Comunidad aunque Palacín insiste en sacar del sistema al que no sea agricultor principal y que el coste de producción sea siempre el punto de partida.