El CSIF exige a la Junta la categoría de bombero forestal y pide un modelo público de gestión

La Razón
La RazónLa Razón

El sindicato CSIF exige al Gobierno regional que la categoría de bombero forestal y que se implante en Castilla y León el modelo público que existe en comunidades como la de Andalucía y Extremadura. Además, la central sindical denuncia que las cuadrillas sobrepasan as jornadas continuas de 12 horas.

El CSIF asegura que el modelo de extinción (no prevención) de incendios por el que la Junta ha apostado este verano, 114 cuadrillas, cinco de ellas nocturnas, no resuelve las quejas de los empleados públicos adscritos al operativo de extinción de incendio. «Sólo es un parche mal remendado de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente», denuncian.

Aunque el sindicato agradece el «esfuerzo inversor puntual» realizado por la Junta para esta campaña de incendios, recuerda que ese esfuerzo viene motivado por varios requerimientos de la Inspección de Trabajo, ante las denuncias presentadas por excesos de horarios del personal de cuadrillas, debido a la inexistencia de relevos efectivos, como sí existen en otros organismos del Estado, dice la nota.

El responsable de Medio Ambiente de CSIF, Pedro Bécares, explica que las cuadrillas nocturnas que se han implementado, con cinco integrantes como máximo, solo son operativas en una primera intervención cuando el incendio está recién iniciado. «Tampoco ayuda -insiste- la precariedad en medios materiales que sufren agentes medioambientales y celadores de Medio Ambiente, con vehículos con 400.000 kilómetros de pistas forestales que ya no dan más de sí». Finalmente, el sindicato reclama aumentar los meses de prestación del servicio de extinción de incendios los 12 meses del año, y pide la creación de la figura del bombero forestal porque beneficiaría a la estabilidad del empleo rural de nuestra Comunidad».