El abulense Valle del Tiétar protagoniza los primeros incendios serios del verano

Dos fuegos por causas humanas en Gavilanes y El Arenal mantienen en jaque a la población y se estima que podrían haber devorado ya cerca de 1.600 hectáreas

Efectivos del operativo contra el fuego se emplean a fondo para sofocar las llamas en el incendio de Gavilanes
Efectivos del operativo contra el fuego se emplean a fondo para sofocar las llamas en el incendio de Gavilanes

El abulense Valle del Tiétar protagoniza los primeros incendios forestales serios del verano en la Comunidad, en un sábado de calor extremo.

En estas horas, la provincia de Ávila se encuentra en nivel 2 de peligrosidad del plan de emergencias de Castilla y León, debido a la simultaneidad de dos incendios forestales que mantenían en jaque a la población de esta comarca, en Gavilanes y El Arenal, y que obligaban a cortar también la carretera AV-922 entre los kilómetros 22 y 25.

Numerosos medios seguían trabajando a destajo para tratar de sofocar las llamas así como controlar los dos fuegos que el viento reavivaba con fuerza por momentos y se movían con rapidez debido a la sequedad del terreno también.

El primero de los incendios, el del término municipal de Gavilanes, empezaba el viernes por la tarde pero se mantiene activo, aunque el frente este controlado, según fuentes de la Junta. Si bien, se estima que las llamas podrían haber devorado ya más de 1.600 hectáreas de superficie arbolada principalmente.

Mientras que el segundo incendio, también en el Valle del Tiétar, se iniciaba en el municipio de El Arenal este sábado, en la zona denominada «La Losa», con una lengua de fuego que avanzaba en un área de reforestación y matorral bajo.

En ambos se está necesitando un gran despliegue de efectivos, incluidos medios aéreos además de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con base en León. También están sobre el terreno efectivos de las Comunidades de Galicia, Madrid y de Extremadura, e igualmente han participado dos aviones anfibios de 5.500 litros de descarga de la base de Matacán en Salamanca, así como dos helicópteros de 4.500 litros procedentes de Mutxamel, en la provincia de Alicante, y Las Minas, de Guadalajara.

El director general en funciones del Medio Natural de la Junta, José Ángel Arranz, se encontraba en la zona siguiendo la evolución de los fuegos. Respecto al primero, aseguraba que se siguen investigando sus causas, pero que todo apunta a que la mano del hombre está detrás, aunque está por determinar si ha sido intencionado o accidental.