El mexicano Mario Páez releva a Pedro Ballvé al frente de Campofrío Food Group

Agradecimiento unánime de la sociedad al empresario burgalés, tras 33 años al frente de la multinacional

Dos empleados de las nuevas instalaciones de Campofrío en Burgos, que resurgieron de las cenizas del incendio de 2014, durante una jornada de trabajo
Dos empleados de las nuevas instalaciones de Campofrío en Burgos, que resurgieron de las cenizas del incendio de 2014, durante una jornada de trabajo

El mexicano Mario Páez, director general de Sigma Alimentos, es el nuevo presidente de Campofrío Food Group, según confirmó ayer la multinacional.

El hasta ahora vicepresidente de la compañía relevará en el cargo al histórico y querido Pedro Ballvé, que deja la presidencia de la cárnica después de 33 años al frente y ser el auténtico artífice del resurgimiento de Campofrío, dos años y medio después del devastador incendio que calcinó la fábrica de Burgos.

Nada más conocerse la noticia se producía numerosas muestras de agradecimiento a la figura de Ballvé, del que destacaban se entrega y perseverancia, pero especialmente su humanidad. «Todos los trabajadores le estaremos eternamente agradecidos, porque gracias a él se ha conseguido que la fábrica siga funcionando y puedan trabajar en ella nuestros hijos y nuestros nietos», señalaba Pablo Dionisio Fraile, secretario de la UGT en Burgos, para quien el de ayer ha sido un «triste». «Y es que aunque no se marchará del todo, ya que seguirá como consejero, Ballvé dejará de ser nuestro presidente», apuntaba el «ugetista».

«Era la cara de Campofrío», apuntaba por su parte el presidente de la patronal burgalesa, Miguel Ángel Benavente, para quien su marcha es algo natural dentro de una empresa ya que forma parte del habitual relevo generacional. Para Benavente lo importante ahora es poner en valor lo hecho por Ballvé como base para mirar hacia el futuro, y se mostraba convencido de que Mario Páez mantendrá la misma afinidad para con Burgos y los burgaleses. «No tiene por qué cambiar nada y lo que hay que hacer es trabajar cada día para mantener el vínculo existente entre Campofrío y la capital burgalesa», aseguraba Benavente.

Las primeras palabras de Páez al tomar posesión del cargo han sido esperanzadoras. Dice que asume la presidencia en un momento «apasionante» y con el «gran legado» que deja Ballvé, y afirma que la nueva etapa estará marcada por la transformación y crecimiento del grupo así como por la constante evolución que afronta el sector. «Esto es algo que nos exigirá mantener un ritmo de innovación continuo y seguir apostando por un modelo de crecimiento sostenible, señala».