Fernández Mañueco advierte que la derrota de ETA supone «el triunfo de las víctimas»

El líder del PP regional reclaman que los crímenes sin juzgar de la banda «se pongan ante los tribunales»

El presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, durante la lectura del comunicado en Salamanca/ David Arranz/Ical
El presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, durante la lectura del comunicado en Salamanca/ David Arranz/Ical

El presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, mostró su opinión sobre la disolución de la banda terrorista ETA y declaró que «no se perdona a ningún terrorista de rendir cuentas ante los tribunales» y que el fin de la banda es su derrota, y supone «un triunfo de las víctimas y de la unidad».

En una declaración institucional, ante los medios de comunicación, ha sostenido que el PP «está siempre» al lado de los damnificados del terrorismo y del Estado de Derecho y que ante el anuncio «no se perdona a nadie de su responsabilidad ante la Justicia».

Fernández Mañueco insistió en que no hay concesiones por que el Estado de Derecho siga actuando «con todos los mecanismos que proporciona la ley para que los crímenes que están sin juzgar lo sean» y para que «el asesinato, la extorsión y el secuestro se pongan ante los tribunales para que se aplique la ley». Además, subrayó que no van a mirar hacia otro lado y que no van a permitir que los terroristas «también lo hagan con las manos manchadas de sangre. Una carta no va a limpiar sus manos. No borra el sufrimiento de décadas causado a las mujeres, a los hombres, y a la sociedad española», declaró.

El presidente del PP regional también quiso tener un recuerdo para las 140 víctimas mortales nacidas en Castilla y León, «hijas e hijos de nuestra tierra llorados en nuestros pueblos y ciudades, además de centenares de personas heridas y de familias afectadas, desgarradas por la brutalidad. Crímenes de doloroso recuerdo pero que mantendremos en la memoria sin permitir que se olvide».

Por su parte, el presiente de la Junta, Juan Vicente Herrera, reclamó «mejoría y dignidad» de las víctimas de ETA y de sus familias, e hizo un llamamiento a las fuerzas políticas, instituciones y medios de comunicación para servir a unos valores «superiores a los valores criminales y mediocres de los terroristas» que han causado «tanto dolor» a la sociedad española y a casi 900 familias a quienes han destrozado la vida definitivamente».

Para Herrera, el de ayer, es un día «cargado de tristeza» por el hecho de que dos criminales «especialmente sanguinarios» hayan anunciado la noticia en lo que ha sido «una ceremonia de confusión».