Fernández Mañueco exige a Sánchez que deje «la radicalidad» y empiece a dialogar

El presidente de la Junta y del PP en Castilla y León asume «dificultades» debido a la falta de fondos del Gobierno central

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, junto a Francisco Vázquez, Javier Maroto y Paloma Sanz durante la comida de hermanamiento del PP en Cantalejo (Segovia

Nuevo contraataque del presidente de la Junta y del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco contra su homólogo en el Gobierno central, Pedro Sánchez. Y lo hizo en Segovia, coincidiendo con la comida de hermandad de su partido en la provincia, donde exigió al líder socialista que abandone su «radicalidad» y comience de una ve a «dialogar de verda», siempre desde la moderación y el sentido común.

Fernández Mañueco también le reprochó los encuentros que viene llevando a cabo en las últimas semanas con colectivos de la sociedad civil con el objetivo de presentar una propuesta para su investidura y que a su juicio son unas «fotografías vacías de contenido».

En este encuentro donde estuvo acompañado entre otros por el secretario regional del PP, Francisco Vázquez; el senador por la Comunidad, Javier Maroto; o la presidenta de la formación en la provincia, Paloma Sanz, asumió las «dificultades propias» por la falta de fondos del Gobierno por la financiación autonómica -fondos reclamados por carta a Pedro Sánchez- aunque aseguró que la Región no está atravesando una «situación tan complicada» como aquellas autonomías que aprobaron sus presupuestos con una previsión de ingresos que a día de hoy no han recibido.

Respecto a la posibilidad de que puedan existir recortes por la Junta en el caso de que no se perciban esos 440 millones de euros de las entregas a cuenta y de la liquidación del IVA de 2017, el presidente señaló que habrá que esperar a ver la evolución de los ingresos antes de tomar decisiones. «Existen las dificultades propias (falta de recursos», insistió.

Durante su alocución, Fernández Mañueco volvió a mostrar su compromiso con el mundo rural. «Lo vamos a seguir defendiendo y llevando a cabo en todos los rincones. Desde el PP de Castilla y León vamos a seguir trabajando de la mano de Pablo Casado, para construir una alternativa creíble, que baje los impuestos, que apueste por el crecimiento económico y la creación de empleo y también que apueste por la garantía de los servicios públicos en nuestro país y en nuestra Comunidad». El presidente también quiso poner en valor lo hecho en estos momentos de incertidumbre por su formación «siendo el único partido capaz de entender el mensaje de las personas y crear empleo y mejorar la gestión en servicios públicos».