Herrera convence a la Europa de la Unión para que reaccione frente a la despoblación

Aprobado por unanimidad el dictamen defendido por el presidente en Bruselas, que incluye una estrategia hasta ahora inédita

Juan Vicente Herrera, durante un instante de su intervención ante el pleno del Comité de las Regiones, ayer en Bruselas
Juan Vicente Herrera, durante un instante de su intervención ante el pleno del Comité de las Regiones, ayer en Bruselas

Aprobado por unanimidad el dictamen defendido por el presidente en Bruselas, que incluye una estrategia hasta ahora inédita.

Juan Vicente Herrera arrancaba ayer a los veintiocho países de la Europa de la Unión su compromiso e implicación para que reaccionen, todos juntos, frente a la despoblación en favor de las ciudades y regiones con problemas de población más acentuados.

El presidente de la Junta defendía en el Comité de las Regiones de la Unión Europea en Bruselas el dictamen «La respuesta de la UE al reto demográfico», aprobado en el marco del Foro de Comunidades Españolas con Desafíos Demográficos, y del que forman parte las comunidades de Castilla y León, Asturias, Galicia, Aragón, Extremadura, Castilla-La Mancha, La Rioja y Cantabria.

El Comité de las Regiones daba luz verde, por unanimidad y con la incorporación de gran parte de las 62 enmiendas presentadas al texto, a este dictamen que, básicamente, reclama un estrategia comunitaria que esté dotada de los fondos suficientes para hacer frente a los retos demográficos de los 28 países de la UE y que preste una atención adecuada a las regiones que, como Castilla y León, presenten problemas demográficos más acentuados. Igualmente, el documento reclama que las políticas que se lleven a cabo tengan en cuenta, además del envejecimiento como hasta ahora, la baja natalidad, la ausencia de jóvenes, los desequilibrios territoriales así como el transporte, la Sanidad, la Educación o las tecnologías de la información. «Las instituciones de la UE no pueden permanecer impasibles ni dar la espalda a los retos demográficos», decía Juan Vicente Herrera durante su intervención, mientras recordaba que Europa es el continente más envejecido del mundo y que doce países han perdido población en los últimos tres años. «Ha llegado el momento de que la UE sea consciente de que se encuentra ante un grave y silencioso problema que no es algo aislado y puntual, sino más bien estructural y que afecta al conjunto de las regiones y países de la Unión», aseguraba el presidente de la Junta, tras urgir a actuar cuanto antes ante las malas perspectivas demográficas que se auguran para 2050 y 2060.

Más coordinación

Herrera insistía en que la política demográfica que se debe realizar tiene que ser mucho más amplia de lo que lo que se está haciendo en estos momentos, y mejorar en la coordinación. Y es que en el informe se advierte de que las crecientes disparidades demográficas entre territorios podrían tener un «enorme» impacto económico y social además de presupuestario y ecológico para el conjunto de la Europa de la Unión. Asimismo, se insiste en la necesidad de crear cuantas más oportunidades de apoyo posibles para ayudar a atraer y retener población, especialmente joven en todo el territorio, para, de esta forma, fomentar un crecimiento equilibrado entre las zonas densamente pobladas y las que pierden habitantes. Además, se hace también especial hincapié en el documento de la necesidad de favorecer la prestación de servicios públicos de calidad entre todos los ciudadanos, con especial incidencia en el mundo rural para que no haya ciudades y regiones de primera y de segunda.

Un fondo de cohesión demográfica, en el nuevo modelo de financiación

Durante su intervención, el presidente Herrera apoyó la propuesta de su homólogo de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, de crear un fondo de cohesión demográfica vinculado el futuro modelo de financiación autonómica que aún debe debatirse, para ayudar a las regiones que padecen la despoblación. «Es una idea muy interesante que debemos valorar», sostenía el jefe del ejecutivo regional, para quien la unidad de hasta ocho regiones de la España autonómica en este asunto «será determinante» en el debate sobre el nuevo modelo de financiación.