Joaquín Reyes: «¡Qué bien me lo monto! Hago lo que me gusta y con mis amigos»

El cómico Joaquín Reyes, en su espectáculo «Que me aspen»
El cómico Joaquín Reyes, en su espectáculo «Que me aspen»

Joaquín Reyes es el líder del movimiento chanante, ese grupo de cómicos que cogieron la maleta desde Castilla-La Mancha hace más de una década para conquistar, con su humor absurdo, a miles, millones de personas en España e Iberoamérica. Esta noche llega al Teatro Zorrilla de Valladolid para poner sobre las tablas «Que me aspen». Y casi no quedan entradas. Un espectáculo que el propio Reyes define como «divertido, tontico y cabaretero», pero que hace las delicias a los muchísimos seguidores de este humorista que enfila los 40, aunque, como él dice, no se siente ''viejuno'' y lo afronta «muy bien, pero aunque lo llevara mal... esto es así, es lo que hay». Si bien, se define como «una especie de galán tardío, con una belleza crepuscular».

«Que me aspen» ofrecerá en poco más de 80 minutos «algo de magia, de bailes, fuego, mentalismo y monólogos, claro». Chistes que, como refleja el creador entre otros personajes de Enjuto Mojamuto, «son nuevos, porque si haces siempre lo mismo, mentalmente acabas cansándote tú y hartas a los demás». Por eso, volverá a demostrar que es un artista único en la disección de la psique humana, como hizo con maestría en «Testimonios» o «Celebrities», dos de las secciones más recordadas de sus programas «La Hora Chanante» y «Muchachada Nui», en los que se puso en la piel de decenas de personajes.

Una película en mente

Tras su paso por «Torres y Reyes», en La 2, y dado el éxito de su gira por toda España, este artista albaceteño, al que lo que más le gusta sigue siendo dibujar, asegura que «la tele ahora está complicadilla en cuanto a dinero. La idea de 'los chanantes' (Julián Ruiz, Raúl Cimas, Ernesto Sevilla y Carlos Areces) se sitúa en hacer una película juntos, aunque ahora cada uno tengamos nuestra propia carrera». «Ya que aún conservamos el favor del público y que parece que gusta nuestro humor absurdo , vamos a seguir provocando, por la sorpresa y lo inesperado», amenaza. La influencia popular que han logrado se ve en muchas expresiones a pie de calle. Como hicieron otros cómicos antes. «El humor tiene esa capacidad», reconoce, tras citar el ejemplo de las expresiones de Chiquito de la Calzada. «Actué con él dos veces, en Huesca y Jerez». Acerca del autor de citas que ya forman parte del imaginario popular afirma que «actuó en dos nocheviejas para el rey» y asegura que «por supuesto que a mí me gustaría también hacerlo».

De momento, el reto de Joaquín Reyes es llevar la risa por toda España. Sus referentes confesables son, como para muchos de su generación, Martes y 13, Benny Hill, Gila o Faemino y Cansado... Y añade, «me gusta hacer comedia, pero lo que realmente me mola es verla». Casi no tiene tiempo para ello.

Sin embargo, Joaquín Reyes sonríe porque, asegura, «a veces me siento y me digo: ¡qué bien me lo he montado! Sigo trabajando en lo que me gusta y con mis amigos». Un logro al alcance de muy pocos.