José Rolando Álvarez: «Si no se cumple la Ley de Morosidad no crearemos empleo»

José Rolando Álvarez y Blanca Montero Corminas, antes de firmar el acuerdo, ayer en Valladolid
José Rolando Álvarez y Blanca Montero Corminas, antes de firmar el acuerdo, ayer en Valladolid

El informe que presentaba antes de ayer la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), en el que se revela que las administraciones siguen sin pagar en tiempo y forma sus deudas con las empresas (114 días de media en nuestra Comunidad), preocupa al presidente de la Cámara de comercio de Valladolid.

José Rolando Álvarez es consciente de las dificultades por las que están atravesando las empresas en estos momentos, especialmente las pymes, por la falta de crédito y por la caída del consumo interno. Lo que está provocando el cierre de muchas de ellas o que las se mantienen a duras penas no pueden tampoco contratar. Por ello, tiene claro que si las administraciones públicas siguen en esta línea y no pagan sus deudas en los treinta días que estipula como máximo la Ley de Morosidad, será imposible crear empleo. El empresario vallisoletano recuerda que el Plan de Pago a Proveedores, que puso en marcha el Gobierno hace unos meses, arregló un problema muy serio que había en aquel momento, y reconoce que ha sido una de las medidas más importante y que mayor incidencia ha tenido en la economía real de las familias y las empresas. Pero advierte de que no se puede estar cada dos por tres aprobando planes de este tipo cuando las administraciones se retrasen en sus pagos, «porque no es la solución y porque de esta forma no acabaremos nunca», señala. Ante esta situación, José Rolando Álvarez tiene claro que el remedio a este problema pasa por que las administraciones cumplan estrictamente la Ley de Morosidad.

Además, y respecto a la reforma local que se avecina, avisa también de la pesada losa que supone también que haya ayuntamientos en España, como el de Madrid, que sigan generando deuda en lugar de reducirla.

Defensa del pequeño comercio

Preguntado acerca de la liberalización de horarios comerciales, José Rolando Álvarez defendió la libertad de cada empresa o comercio de abrir su negocio cuando le parezca. Y aunque es consciente de las dificultades e incluso los prejuicios que esta medida puede suponer para el pequeño comercio del centro de las ciudades, señala que lo que hay que hacer es ayudar a los comerciantes a que sean más competitivos mejorando sus canales de distribución e infraestructuras, «pero no a costa de la libertad de empresa».

Por otra parte, la Cámara de Comercio de Valladolid clausuró ayer los actos por el 125 aniversario de la fundación de la Facultad de Comercio de Valladolid, conocida en sus orígenes como Escuela Elemental de Comercio. Una de sus aulas llevará el nombre a partir de ahora de Cámara de Comercio. José Rolando Álvarez agradeció, orgulloso, este gesto y animó a la Universidad a tener una visión compartida con la empresa de la economía real. «Si lo conseguimos -dijo- formaremos mejor a los jóvenes y las empresas tendrán mejores recursos humanos también, por lo que seremos más competitivos».