La defensa pide ocho años de cárcel para la asesina confesa de Isabel Carrasco

La asesina confesa de Isabel Carrasco, Montserrat González y su hija.
La asesina confesa de Isabel Carrasco, Montserrat González y su hija.

La defensa de Montserrat González solicitará una pena de ocho años y medio de prisión alegando enajenación mental y la libre absolución de su hija Triana.

La defensa de Montserrat González, de 59 años, que ha admitido ser la autora de los disparos que acabaron el pasado 12 de mayo con la vida de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, solicitará una pena de ocho años y medio de prisión alegando enajenación mental cuando sucedieron los hechos.

Siete años corresponderían a un delito de asesinato y uno y medio al de tenencia ilícita de armas.

Para la hija de Montserrat, Triana Martínez, de 36 años, también imputada por la muerte de Carrasco, el letrado José Ramón García, que representa a ambas, pedirá la libre absolución.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, en las calificaciones presentadas en el juzgado de instrucción número 4 de León, cuya titular, Sonia González, instruye las diligencias, el letrado de la defensa reconoce que Montserrat González acabó con la vida de Isabel Carrasco debido al profundo odio que sentía hacia ella.

Montserrat González responsabilizaba a Carrasco del despido de su hija de la Diputación de León, donde ocupaba una plaza interina como ingeniera de telecomunicaciones, e igualmente consideraba que había cercenado su carrera política en el seno del PP.

La defensa entiende que esta situación le provocó un trastorno mental y por ello solicita que se tenga en cuenta como eximente incompleta para reducir la pena por asesinato de 20 a 7 años.

En el caso de Triana Martínez, la defensa sostiene que hay informes psiquiátricos que prueban que desde que fue despedida de la Diputación la joven cayó en una grave depresión que le llevó a formar parte del plan criminal urdido por su madre sin ser realmente consciente de lo que estaba haciendo y de la gravedad de los hechos.

Como mucho, la defensa considera que se podría imputar un delito de encubrimiento, pero alega que su estado mental la hace inimputable y por ello solicita su libre absolución.

Por su parte, la Fiscalía califica de asesinato el crimen de Isabel Carrasco, y, al igual que las acusaciones particulares, ha solicitado una pena de 23 años para cada de las tres acusadas.

Además, de Montserrat González y su hija Triana Martínez, en este crimen está imputada una tercera mujer, la policía local Raquel Gago, de 42 años.

Montserrat González y su hija permanecen ingresadas en la cárcel de Mansilla de las Mulas, mientras que Raquel Gago recobró la libertad el pasado 29 de enero después de que la Audiencia provincial así lo decretase bajo fianza de 10.000 euros.

Isabel Carrasco murió tras recibir tres disparos el pasado 12 de mayo cuando atravesaba una pasarela peatonal sobre el río Bernesga para dirigirse a la sede del PP en el Paseo de Salamanca.

La Policía detuvo veinte minutos después a María Montserrat González y a su hija como supuestas autoras, mientras 48 horas después Raquel Gago entregó en comisaría el arma homicida y explicó que la había encontrado en su coche.