La dimisión de Pedro Sánchez debilita el proyecto socialista de Luis Tudanca

Decepción y pesar de la delegación del PSOE de Castilla y León durante un Comité Federal convertido en un circo.

Luis Tudanca llega con gesto serio al Comité Federal en Madrid, en el que también estuvieron presentes Miriam Andrés, Julio Villarrubia y Soraya Rodríguez.
Luis Tudanca llega con gesto serio al Comité Federal en Madrid, en el que también estuvieron presentes Miriam Andrés, Julio Villarrubia y Soraya Rodríguez.

Decepción y pesar de la delegación del PSOE de Castilla y León durante un Comité Federal convertido en un circo.

Batacazo importante para el proyecto socialista de Luis Tudanca en Castilla y León tras la dimisión a última hora de la tarde de ayer del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Tudanca, que acudía ayer al Comité Federal con el respaldo a Sánchez de la Comisión Ejecutiva castellano y leonesa aunque sólo con el respaldo de 18 de 34 de sus miembros, deja bien a las claras de la debilidad del partido en la Comunidad, con incluso un vacío a la actual presidenta regional, Soraya Rodríguez o con la baja como afiliado de un peso pesado del anterior secretario regional, Julio Villarrubia, como es el caso de Julio López.

Tudanca se impuso al propio Villarrubia durante unas primarias celebradas en la Comunidad, tras el «golpe de estado» liderado por Óscar López, mano derecha de Sánchez en los últimos tiempos , hace dos años y medio, y tras un periodo de «bicefalia» entre ambos con cruces de declaraciones constantes.

A lo largo del día de ayer, los exsecretarios del PSOE en la Comunidad, Jesús Quijano y Ángel Villalba, coincidían en el fracaso de liderazgo de Pedro Sánchez ante la crisis del partido y apostaban por su dimisión que se producía tras un Comité Federal que se prolongó durante horas y donde se vivieron momentos bochornosos que confirmaba que el PSOE nacional está bastante resquebrejado y eso redunda en la situación en Castilla y León.

La propia Soraya Rodríguez, en declaraciones recogidas por Ical, aseguraba que la dimisión de Sánchez era «lo que tenía que ocurrir» tras la pérdida de confianza de su Ejecutiva y tras «una pérdida de confianza» que lleva inevitablemente a la constitución de una gestora. Eso sí, evito pronunciarse sobre si el partido se abstendrá para que Mariano Rajoy sea investido presidente del Gobierno.

Julio Villarrubia llamaba a la calma tras un sábado caótico en ferraz y hacía un llamamiento a la miltancia para «hacer un esfuerzo desde la generosidad» y para «recuperar la credibilidad entre la sociedad». Villarrubia reconoció el daño que la crisis ha provocado en el partido y asegura que es el momento de mirar hacia adelante y recuperar la unidad.

Por su parte, el secretario general de los socialistas de Segovia y secretario de la Mesa del Congreso de los Diputados, Juan Luis Gordo, señalaba que ahora lo importante es que la gestora que se forme sea capaza de volver a unir el socialismo y de restañar las heridas que ha provocado esta crisis y lamentó el espectáculo dado por el partido que «no conduce a nada».