La mitad de los castellanos y leoneses cuestiona la política de la Junta contra la despoblación

Los votantes de los principales partidos y todas las generaciones expresan una visión muy crítica

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los castellanos y leoneses tienen una visión negativa de las políticas puestas en marcha por la Junta para combatir la despoblación. De hecho, cinco de cada diez, el 54,2 por ciento, cree que la gestión del Gobierno autonómico en esta materia es mala o muy mala y solo el 6,4 por ciento respalda su actuación, que levanta críticas de forma mayoritaria entre los votantes de los principales partidos y entre los jóvenes, las personas de mediana edad y los mayores.

Así se desprende de la encuesta elaborada, entre el 25 y el 29 de junio, por Sigma Dos para la Agencia Ical en la que las medidas para frenar la sangría demográfica reciben un suspenso por parte de los castellanos y leoneses. De hecho el 31,3 por ciento otorgó un regular al Ejecutivo de Juan Vicente Herrera en esta materia, que sin embargo, es el principal problema de la Comunidad, como refleja este mismo estudio sociopolítico.

Los hombres censuran en mayor medida la labor de la Junta en las políticas de población, que las mujeres, puesto que el 62 por ciento de los varones valora mal o muy mal su actuación, frente a un 46,4 por ciento de las castellanas y leonesas. Destaca también que sean los más jóvenes, aquellos con entre 18 y 29 años, los que mejor visión tienen de la agenda política del Ejecutivo , en concreto, un 13,4 por ciento.

Por contra, los castellanos y leoneses de mediana edad, es decir, aquellos con entre 30 y 44 años y 45 y 64 años, son los que menos secundan la acción de la Junta, puesto que solo un 4,6 y un 4,8 por ciento, respectivamente, cree que el Gobierno de la Comunidad actúa “muy bien” o “bien”. Aunque en menor proporción que los jóvenes, un 6,8 por ciento de los ciudadanos con más de 65 años valora la labor del Ejecutivo, en línea con la media autonómica. En ese sentido, el mayor castigo lo recibe la Junta entre los castellanos y leoneses con entre 30 y 44 años, puesto que seis de cada diez tiene una opinión negativa, casi en la misma medida que los ciudadanos con entre 45 y 64 años (59,1 por ciento). También casi la mitad de los encuestados con más de 65 años no aprueba la gestión del Gobierno autonómico para hacer frente a los retos demográficos.

Por otra parte, los votantes de los principales partidos -PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU- expresan una visión negativa de la lucha contra la despoblación que hace la Junta de Castilla y León. Así, el 40,7 por ciento de los electorales que dieron su apoyo al Partido Popular en 2015 censuran la gestión, frente a un 9,9 por ciento que le otorgan un apoyo cerrado. Los más críticos son los votantes de izquierdas, en concreto, los de la formación morada e IU, con un 77,1 por ciento, seguidos de los socialistas, con un 63,3 por ciento y los del resto de partidos (52,7 por ciento).

Sin embargo, destaca también que el 67,1 por ciento de los electores que se decantaron por Ciudadanos, que alcanzó un acuerdo de investidura con el PP al principio de la legislatura, cuestione la política de la Junta . Además, son los más críticos, incluso por delante de los de Podemos e IU y el PSOE, puesto que solo el 1,2 por ciento respalda al Ejecutivo en esta cuestión, frente al 5,2 de los socialistas o el 2,1 de la coalición de izquierdas que forman los de Pablo Iglesias e Izquierda Unida.

La mayor contestación a las políticas contra la despoblación surge en las provincias de Soria y Zamora, donde el 64,7 y el 60,4 por ciento tiene una visión negativa. En el lado opuesto se sitúan los vallisoletanos puesto que un 47,2 por ciento cree que la gestión es mala o muy mala. Le siguen los segovianos con un 47,8 por ciento y, ya por encima del 50 por ciento y con escasas diferencias, los leoneses (53,7 por ciento), palentinos (55,6 por ciento), abulenses (56,1 por ciento), burgaleses (56,8 por ciento) y salmantinos (57,1 por ciento).

Contrasta, sin embargo, que un once por ciento de los sorianos tenga una alta valoración de la política de la Junta, casi el doble, que la media autonómica (6,4 por ciento). La misma consideración tiene el 10,3 por ciento de los segovianos y el 8,3 por ciento de los vallisoletanos. En estas tres provincias, el gobierno de Herrera logra el mayor respaldo, frente al 3,3 por ciento de Zamora o el 4,6 por ciento en Salamanca.