Los Zarcillo ganan en prestigio y premian la I+D+i y la exportación

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, entrega uno de los premios en la última edición
La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, entrega uno de los premios en la última edición

Uno de los concursos de vinos más prestigiosos del mundo, los Premios Zarcillo, están de vuelta. Tras un parón de dos años por la crisis, el certamen vuelve y con más fuerza que antes. Este año los galardones incluirán ayudas a la exportación a las bodegas ganadoras de los «Gran Zarcillo de Oro», así como reconocimientos a otras categorías como la Investigación, el Desarrollo y la innovación (I+D+i).

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, destacó que el concurso, que se celebrará del 21 al 24 de mayo en Valladolid, «está reconocido a nivel internacional como uno de los mejores del mundo».

Asimismo, subrayó que los galardones están «totalmente consolidados», como lo demuestran que se trata de la séptima edición de carácter internacional y la décimoquinta nacional.

En la misma línea, la viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual, señaló que este año se han incluido algunas novedades, por una parte para ayudar a potenciar la internacionalización de los premiados y, por otra, para que «no sólo se reconozca a los mejores vinos, sino que también haya galardones colaterales en otras categorías relacionadas con el mundo del vino».

Becas de apoyo

Por este motivo, la Junta destinará 50.000 euros a las becas de apoyo a la comercialización exterior de los tres vinos de Castilla y León que obtengan mayor puntuación con el fin de «contribuir a la mejora de su posición competitiva y a la consolidación o, en su caso, a la apertura de nuevos mercados», añadió la viceconsejera.

Para poder acceder a estas ayudas, los beneficiarios deben tener su domicilio fiscal en nuestra Comunidad y están obligados a elaborar un plan estratégico de comercialización exterior, con ejes y programas en materia de promoción, en el que se detalle los países objetivos de la acción, así como cada una de las actuaciones y la cuantía económica.

En cuanto al resto de premios, la viceconsejera afirmó que se le quiere dar al certamen «carga social, además de la técnica», para lo que se reconocerá a las bodegas con más trayectoria investigadora, el ampresario que haya apostado más por la I+D+i y otras categorías «para dar visibilidad a toda la cultura del vino y no sólo a un caldo determinado».

Además, explicó que «casi todo» el certamen se organizará con «medios propios» de la Administración regional, y que «una parte mínima», como la secretaría, «se ha externalizado», además de que se va a recurrir a los «patrocinios privados».

Al respecto, María Jesús Pascual recordó que la base fundamental del concurso, que es el programa informático que avala la independencia de los catadores y que es «lo que le da el prestigicio internacional», ya existe de anteriores ediciones, por lo que consideró que, «con una pequeña parte de presupuesto público», se pueden conseguir «resultados de primer nivel».

Por último, la viceconsejera de Desarrollo Rural se mostró confiada de la alta calidad y variedad de los vinos participantes, ya que se trata de un concurso «muy vivo», que mantiene el reconocimiento de la Oficina Internacional del Vino y de la Unión Internacional de Enólogos.