Maroto se empadronó un mes después del 26-M en Segovia

Cuando el PP ya sabía que le correspondía un senador por Castilla y León, registró su residencia en Sotosalbos.

Cuando el PP ya sabía que le correspondía un senador por Castilla y León, registró su residencia en Sotosalbos.

El portavoz popular en el Senado, Javier Maroto, se empadronó en el municipio segoviano de Sotosalbos, con el que no tiene ninguna vinculación, el pasado 26 de junio, justo un mes después de las elecciones autonómicas, cuando ya se supo que al PP le correspondía un senador por Castilla y León. Un dato que, tal y como adelantaron ayer varios medios, figura en su expediente de empadronamiento.

En las pasadas elecciones generales del 28 de abril, Maroto perdió su escaño en el Congreso de los Diputados, dejando por primera vez desde 1989 al PP sin representación por Álava. Pero poco después, las autonómicas del 26 de mayo arrojaron un resultado en Castilla y León por el que el grupo popular tenía derecho a proponer a las Cortes un senador, y no dos como era habitual, debido a que el PSOE en esta comunidad ganó las elecciones por primera vez en 35 años. Por ello, los populares propusieron a Maroto para el escaño y en un pleno celebrado el 23 de julio salió designado con el apoyo del PP y de Ciudadanos.

Sin embargo, Maroto se había empadronado un mes antes de este pleno, el 26 de junio, en Sotosalbos, en concreto en la casa de un alto directivo de la empresa Accenture y que también tiene negocios en el sector cárnico, según confirman fuentes municipales, informa Efe. Este empadronamiento era una condición indispensable para poder obtener la condición de vecindad que le permitiese ser propuesto como senador, lo que provocó fuertes críticas, entre ellas, en el PSOE, formación que desde el primer minuto reclamó que se declarase nulo dicho empadronamiento.

Pese a ello, el pasado 31 de julio Maroto defendió la legalidad de su empadronamieto y anunció que se había alquilado una casa en Sotosalbos, donde se le iba a ver mucho. Lo que no explicó es si ese arrendamiento lo había realizado antes o después de su empadronamiento.

Y ayer volvió a tratar de defenderse al asegurar que su certificado de empadronamiento «es un documento conforme a la ley» y «lo ha visto todo el mundo», incluido un concejal del Partido Socialista en la localidad.