Propuesta para que los preferentistas de las cajas recuperen el 90% de su inversión

La Razón
La RazónLa Razón

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha aprobado un sistema para que los afectados por participaciones preferentes en el Banco Ceiss puedan recuperar, al menos el 90 por ciento de lo invertido, siempre que la entidad se integre de una vez en Unicaja.

El director general del FROB, Antonio Carrascosa, anunciaba que es condición indispensable que los clientes minoristas acepten la oferta del canje de Unicaja -siempre conforme a los términos de la nota de valores verificada y registrada en la Comisión Nacional de Mercado de Valores- y que un experto independiente elegido por el FROB, será el que revisará cómo el Banco Ceiss comercializó dichas participaciones preferentes o deuda subordinada, y determinará su devolución o no.

El «impacto» negativo que tendrá para el fondo público de rescate esta opción es de 200 millones, cifra que alcanzaría los 800 millones siempre que el proceso con Unicaja no llegara a concretarse y se nacionalizara Ceiss.

35.000 beneficiarios

«Se tendrá en cuenta el perfil, si es ahorrador o inversor, si era adecuada la inversión y se revisarán los contratos», señalaba Carrascosa, quien también advertía que este mecanismo de revisión es de carácter «voluntario», y que el preferentista debe dar el visto bueno en las oficinas del Banco Ceiss, con quien el FROB ha concertado un acuerdo para que la entidad lleve a cabo labores de coordinación y agencia de pagos. Este sistema de compensación, destacó Carrascosa, sólo será aplicable a los ahorradores e inversores minoristas y no se incluirá aquí a los inversores institucionales por lo que podrían beneficiarse de él unas 35.000 personas en la Comunidad (un 65% de los que tienen estos productos).

Entre las principales ventajas de este instrumento se encuentran su gratuidad y su rapidez, ya que el experto independiente deberá comunicar si el informe es o no es favorable en el plazo de dos meses. De ser favorable, el cliente conocerá el importe que habrá de percibir del FROB, que restablecerá el valor económico de su inicial inversión, así como la forma de pago, de la que una parte será en metálico mientras el resto será a través de bonos contingentes convertibles, los «cocos».

Sobre la posibilidad de que descarrile la integración entre Ceiss y Unicaja, Carrascosa manifestó que se buscaría la «salida más razonable» para el banco castellano y leonés, bien tomando una participación significativa o la venta a otra entidad financiera.