Proyectos para frenar la despoblación de Escuelas Campesinas de Palencia

Entre ellos, planes de atención a la infancia, comedores sociales o el cultivo de huertas abandonadas

Proyecto del Banco de Huertas desarrollado por Escuela de Campesinos de Palencia
Proyecto del Banco de Huertas desarrollado por Escuela de Campesinos de Palencia

Entre ellos, planes de atención a la infancia, comedores sociales o el cultivo de huertas abandonadas

Han pasado bastantes años, más de treinta, desde que Escuelas Campesinas de Palencia comenzara su andadura, aunque sigue fiel con su filosofía de propiciar una «mejor calidad de vida a los habitantes de los pueblos, garantizando un desarrollo social y sostenible de nuestro entorno», señala la gerente del colectivo, Elena Vega, en declaraciones aLA RAZÓN.

Bien es verdad, que la situación en los pequeños municipios ha variado mucho, y más en Arenillas de San Pelayo, lugar donde se ubica esta asociación. «Surgió en el año 1983 para dar respuesta a las necesidades de entonces. En aquel tiempo se formaba sobre todo a hombres, ahora la situación ha variado y hay muchas más mujeres», indica.

Y es que son numerosas las acciones y proyectos desarrollados en estos años, como la apertura de comedores escolares, programas de guarderías, ayudas a domicilio, visitas a personas mayores o transporte sanitario para llevar a las personas que no tienen vehículo al médico.

A ello también se unen planes de atención a la infancia, jóvenes -cada vez menos, por la dispersión y su condición, señala Elena Vega- inmigrantes, Escuelas de Padres con actividades en los colegios o Granjas Escuelas.

«La despoblación es nuestra razón de ser y ahora más que nunca», indica la gerente de Escuelas Campesinas. «Nuestra mayor atención se centra en los mayores» y es por ello que tienen abierto en Arenillas de San Pelayo un comedor social, de lunes a viernes, para que además de comer, hablen e incluso «echen la partida». Los miembros del colectivo incluso se desplazan en furgonetas a distintas localidades de la zona para acercarlos hasta el comedor. «Existe un gran sentimiento de soledad y queremos paliar eso», sentencia.

Y otro proyecto que se ha puesto en marcha desde la asociación es el «Banco de Huertas de la Vega y Valdavia». Se trata de varias huertas abandonadas en varios pueblos de la comarca que sus propietarios ceden a quien quiera cultivarlas por un mínimo de alquiler o parte de la cosecha.

Este martes arranca la universidad rural de verano

Investigar, valorar, rescatar. compartir y recrear los saberes del mundo rural. Es lo que se pretende a través de la Universidad Rural Paulo Freire y que arranca su novena edición este martes, con la puesta en marcha de cuatro talleres. Será la presidenta de Escuelas Campesinas de Palencia,Tersa Ibáñez, la encargada de inaugurar este ciclo, que contará con la conferecncia de Luis Manuel Mediavlilla de la Gala, bajo el título «Historias y anécdotas de los Molinos en la Comarca de la Peña». Ese mismo día se celebrará «Las historias de Guti...cuentos de antes para escuchar al veladero». El miércoles se peresentará el libro «Los Molinos», mientras que el jueves se desarrollará una jornada de juegos autóctonos. Además, se llevarán a cabo cuatro talleres durante estos días dedicados a «Los Colmenares»; a las «Plantas medicinales y gastronómicas»; «El lenguaje rural, Patrimonio cultural»; «Iniciación a la taller de la madera». «Lo importante es la gente que viene, la convivencia que se genera entre los asistentes», indica Elena Vega, quien señala que además de este encuentro veraniego a lo largo del curso se desarrollan dos escuelas más, aunque de un día de duración en otoño y en invierno. Una cita que sirve también para presentar los trabajos realizados.