PSOE y C’s llaman al indeciso y Unidos Podemos se ve ganador

Patxi López descarta en Burgos pactar con el PP mientras que Begoña Villacís pone a Ávila como ejemplo de la importancia de estas elecciones

Patxi López saluda a presidente del Grupo Promecal, Antonio Méndez Pozo, momentos antes de participar en la jornada organizada por el Diario de Burgos
Patxi López saluda a presidente del Grupo Promecal, Antonio Méndez Pozo, momentos antes de participar en la jornada organizada por el Diario de Burgos

Se acabó lo que se daba. Tras dos intensas semanas de actos finaliza hoy en Castilla y León una campaña electoral en la que, si nos atenemos a las encuestas, el PP seguiría siendo la fuerza más votada, ya que obtendría entre 16 y 17 escaños de los 31 en juego, mientras que el PSOE se mantendría en segundo lugar aunque bajaría a entre 7 y 8 representantes por los 5 o 6 que lograría Unidos Podemos que sube. Ciudadanos, por su parte, lograría entre uno y dos como máximo, y perdería el escaño de menos que hay en liza en León respecto al 20-D.

Conscientes de ello, los partidos queman sus últimos cartuchos en busca de un puñado de votos que, en un escenario tan igualado, podría dar o quitar escaños a un lado u otro. Especialmente en las provincias de Valladolid, con cinco representantes, León, Burgos y Salamanca, con cuatro. Ya que en el resto, con menos asientos en juego, tanto la tercera como la cuarta fuerza tienen menores opciones de arañar algún escaño debido a la distribución del sistema elctoral español.

Así, PSOE y Ciudadanos apelan al voto de ese 30 por ciento de indecisos que daba la última encuesta del CIS, además de llamar al voto útil del cambio frente al PP. «Entiendo su reflexión porque la decisión no es fácil y los problemas muchos», decía ayer en Segovia el socialista Antonio Hernando, al pedir a los electores que voten al PSOE «porque es un partido que tiene muy claro lo que quiere y necesita España». «La opción más sensata, el cambio a mejor y el voto útil es Ciudadanos», decía, por su parte, Begoña Villacís, portavoz de C’s en el Ayuntamiento de Madrid, tras acercarse a Segovia y Ávila. Villacís ponía a esta última provincia como ejemplo de la importancia de estas elecciones. «El PP sabe que un 1 por ciento más de votos a su candidato Pablo Casado no cambia nada, lo cual favorece a Podemos, pero prefieren decirles a los abulenses que no nos elijan. Por lo que la única manera de impedir un escaño de Podemos es votar a C’s», apuntaba.

Además, en el PSOE insistían en que no van a pactar nada con el PP, «porque somos incompatibles», según aseguraba en Burgos el presidente del Congreso en la fallida legislatura, Patxi López, quien, pese a su veto al PP, pedía voluntad política y altura de miras «para evitar unas terceras elecciones».

Mientras que en Unidos Podemos ya se ven ganadores. «Se ha acabado la resignación», señalaba Pablo Fernández en Valladolid, quien tiene claro que la coalición va a ser la fuerza más votada en Castilla y León y que ésta comunidad va a ser el paradigma del cambio en España. «Somos la alternativa de la esperanza que supone un país más digno», decía.