Rocío Lucas: «Para mantener nuestra calidad el Gobierno tiene que darnos la inversión comprometida»

La consejera de Educación afronta con «ilusión, responsabilidad y mucho esfuerzo» el reto de que nuestra Comunidad siga a la cabeza de la España autonómica en esta materia

La consejera de Educación, Rocío Lucas, atiende a LA RAZÓN en su despacho
La consejera de Educación, Rocío Lucas, atiende a LA RAZÓN en su despacho

Diálogante, con una gran capacidad de negociación y conocedora de la Administración. Así se puede calificar a esta soriana, de sonrisa perenne, que acaba de asumir el reto de coger las riendas de la difícil, pero siempre gratificante, Consejería de Educación. Rocío Lucas abre las puertas a LA RAZÓN para analizar los líneas básicas de su departamento en la legislatura que acaba de comenzar.

– ¿Cómo afronta este reto?

– Con ilusión, responsabilidad y mucho esfuerzo, porque el sistema educativo es una seña de identidad de Castilla y León, tanto dentro como fuera de nuestra Comunidad, por lo que mantener esos indicadores de calidad y de exigencia te implica dar un plus para intentar mejorar o cuanto menos mantenerlo.

–Una tarea complicada, y más con los palos en las ruedas que os están poniendo a las Comunidades Autónomas ante la convulsa situación política que vive España...

–La verdad es que no es fácil, porque la Educación, como Servicio Público que es, y para mantener la calidad que se ofrece en Castilla y León, necesita que el Gobierno de España cumpla y nos destine la inversión comprometida, a través de la competencia conferida, como es su obligación, y no tanto para que ese dinero vaya a la Junta, sino para que revierta en el bien de los castellanos y leoneses.

–¿Y a pesar de esas dificultades, cómo se ha iniciado el curso escolar?

–Se ha podido comenzar con normalidad, gracias al esfuerzo de todos, a una preparación anticipada y correcta y a un presupuesto autonómica. Las universidades y los 348.000 escolares ya están en sus aulas sin ningún tipo de problema.

– El modelo educativo de Castilla y León es la envidia de España, ¿pero aún se puede mejorar?

–Todo en esta vida se puede mejorar. No nos podemos conformar y esa es nuestra intención. Eso sí quiero reiterar que para mejorar tiene que haber otros parámetros, como es una financiación adecuada, ya que para llevar a cabo los programas de éxito que desarrollamos o de inclusión, así como las horas de refuerzo, necesitan de más profesores y profesionales. Más cuando los decimos llevar a cabo porque son iniciativas que contaban con un presupuesto, que necesitamos y que esperemos que lleguen.

–Y qué seña de identidad puede aportar Rocío Lucas...

– Que las decisiones que se tomen sean acordadas. La impronta que siempre quiero dejar, desde que trabajó en la Administración en gestión de personal o negociación con los sindicatos, es de acuerdo, de consenso y que repercutan en el beneficio general.

–¿Cuáles van a ser sus líneas de actuación?

– Libertad, equidad y calidad. Pensamos en libertad por el derecho que tienen los padres de escolarizar a sus hijos donde quieran. Por lo tanto el equilibrio que fue uno de los orígenes de la transferencia de esta materia se va a seguir manteniendo. Equidad, que es algo fundamental para Castilla y León, ya que contamos con mucho medio rural, que requiere que haya los servicios necesarios, como son el mantenimiento de los centros con tres niños, el transporte, el comerdor, la formación online, con el objetivo de que los padres y alumnos que quieran quedarse en sus pueblos, no los tengan que dejar. Y la calidad se fundamentará en el mantenimiento de los programas de éxito, la rebaja continuada de las tasas universitarias y la potenciación de las unidades de investigación para que nuestros estudiantes puedan concurrir en proyectos internacionales.

–¿Cuáles son las principales demandas de profesionales?

– Su principal reivindicación es la reducción a las 35 horas semanales del profesorado, algo que es un acuerdo que hay a nivel de la Junta, y que seguro que se resolverá.

– Y en cuánto la EBAU, ¿qué van a hacer?

– Seguiremos con ese caballo de batalla difícil, y más en un momento electoral, pidiendo un examen único para toda España, porque consideramos que es injusto, como se ha demostrado en la última prueba.