Rosa Valdeón anima a la empresa privada a integrar a las personas con discapacidad

La vicepresidenta apuesta por favorecer la búsqueda de empleo a colectivos con más dificultades

Rosa Valdeón durante su participación en el Congreso de Aceecyl
Rosa Valdeón durante su participación en el Congreso de Aceecyl

La vicepresidenta de la Junta y consejera de Empleo, Rosa Valdeón, reclamó la necesidad de «crecer en la integración de personas con discapacidad en la empresa privada», durante la inauguración del I Congreso de la Agrupación de Centros Especiales de Empleo de Castilla y León (ACEECYL). «Seguimos apoyando los centros especiales de empleo, pero otro gran objetivo es la inclusión de las pesrons con discapacidad en la empresa ordinaria».

Rosa Valdeón participó en la puesta de largo de ACEECYL, una organización que según desveló su presidente, Gregorio García Brunelli, apuesta por el «desarrollo de los centros especiales de empleo, su defensa, su promoción y su mejora en aspectos como la colaboración con la Administración y otras organizaciones afines».

La vicepresidenta recordó que «uno de los grandes planteamientos para esta legislatura por parte de la Junta, por no decir el mayor, es el empleo en sus diversas formas». «En primer lugar aumentar la cantidad de empleo, que sea de cada vez de mayor calidad, y que a la hora de acceder a un empleo los poderes públicos favorezcamos a quienes estén en más dificultades (jóvenes, mujeres, parados de larga duración y personas con discapacidad)», señaló.

«Las políticas públicas deben ser claras, porque si no hay un apoyo público es muy difícil que una persona con discapacidad llegue a tener las mismas oportunidades que una persona que no la tiene. Nosotros apostamos por ello con medidas muy potentes, y no todas las comunidades las tienen, como la reserva especial de determinados contratos para centros especiales de empleo, las cláusulas sociales que a la hora de adjudicar un contrato de un servicio público se tenga en cuenta y se valore positivamente para hacer una discriminación positiva que desgraciadamente es necesaria. Ojalá no tuviera que serlo, pero mientras lo sea tenemos que hacerlo», completó, durante su intervención