Sacyl diseña un ahorro millonario desde una mayor seguridad y la calidad gestora

Sáez Aguado apunta a que el Plan permitirá rebajar en 66 millones de euros el gasto

Los estándares de calidad en áreas hospitalarios y de atención primaria suponen una prioridad
Los estándares de calidad en áreas hospitalarios y de atención primaria suponen una prioridad

La Consejería de Sanidad de Castilla y León prevé ahorrar, con su Plan en Gestión de la calidad y seguridad del paciente, 66 millones de euros al año, a partir de la rebaja de los denominados costes de la «no calidad», es decir, los derivados de malos usos y efectos adversos del sistema. «Nuestro objetivo es reducir esos efectos que por el uso de la Sanidad se pueden plantear, incluso en actuaciones que no sean clínicas, como un resbalón o el robo de pertenencias», explicó el consejero Antonio María Sáez Aguado, quien detalló que la finalidad de este programa, que se extenderá a todas las provincias, es profundizar en el reto de la eficiencia y las buenas prácticas, que se ha constituido en una de las líneas claves de actuación de su departamento, dada la coyuntura económica.

Sáez Aguado detalló que el 8,4 por ciento de los pacientes padecen efectos adversos, de los que casi la mitad son evitables, produciéndose en atención primaria en un 1,1 por ciento de los casos, de los que el 70 por ciento se deberían esquivar.

Sólo en el último año, en Castilla y León, se produjeron 392 comunicaciones sobre medicación, identificación del cliente, caídas, cuidados, seguridad de equipos y conexión entre profesionales. Este colectivo envió a Sanidad más de 200 propuestas para mejorar el sistema asistencial.

Para incidir en esos progresos, que se centrará en «cómo se lleva a cabo la asistencia y en cómo se puede mejorar», la Junta tiene previsto desarrollar 23 proyectos, que se repartirán de la siguiente manera: diez referidos a calidad en la atención y trece centrados en la seguridad del paciente.

Entre los primeros, destacan la inserción de guías clínicas dentro de la historia clínica electrónica, pero también la implantación de sistemas de gestión por procesos administrativos, además de evaluaciones a los profesionales y la mejora del modelo europeo EFQM, recibido ya en centros de salud como los de Soria Norte, La Alamedilla -en Salamanca- y San Esteban de Gormaz (también en Soria), pero también en hospitales (Soria, El Bierzo y León).

De igual forma, se incidirá en el cumplimiento de estándares de calidad en atención primaria, el diseño de un cuadro de mando científico técnico en el ámbito hospitalario y encuestas a pacientes, entre otros proyectos planteados.

Desde la raíz

En lo referente a la seguridad, el consejero -acompañado por el director general de Planificación e Innovación, Rafael Sánchez- destacó los proyectos bacteriemia zero y neumonía zero, que han disminuido las incidencias bacterianas en las UCIs de la comunidad en más del 50 por ciento. De esta manera se han evitado 380 bacteriemias, 34 fallecimientos y 4.563 días de estancias en cuidados intensivos en el primer caso, y 274 neumonías, 33 decesos y 5.071 estancias, en el segundo.

En este apartado, Sáez Aguado destacó la utilización de un listado quirúrgico para mejorar la seguridad y disminuir en un 36 por ciento incidencias de complicaciones en sala de operaciones. También se abordará la conciliación de la medicación alta y la difusión de buenas prácticas en seguridad.

Unas premisas básicas en un sistema que atiende 35 millones de consultas, concede 50 millones de recetas y atiende cada año un millón de urgencias.