Carles Guerra, nuevo director de la Fundació Tàpies

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Después de que se filtrara la noticia a algún medio, ayer se hizo público el nombramiento de Carles Guerra como nuevo responsable de la Fundació Antoni Tàpies. Guerra, quien toma el relevo a Laurence Rassel, se impuso a otros 19 candidatos en el concurso internacional para asumir la dirección del centro, después de ser elegido por una comisión de expertos formada por Xavier Antich, Manuel Borja-Villel, Josep Maria Carreté Nadal, Catherine David, Llucià Homs, Pere Portabella y Toni Tàpies.

En su primera intervención ante los medios, Carles Guerra explicó que espera poder hacer pública en otoño la nueva programación de exposiciones. Una de sus principales líneas de trabajo será la de tratar de hacer que la Fundació Tàpies participe en la búsqueda de una «respuesta crítica a la modernidad», algo que no ha sucedido en España. A este respecto, apuntó que «Tàpies representa al artista moderno». Todo ello lo dice alguien que se definió como un observador de la historia de la institución, «no solo desde una perspectiva artística sino también desde la producción intelectual».

Guerra reconoció que llega a una institución con «un legado que tiene mucho peso y carácter», en un tiempo en que los centros «viven un agotamiento de lo que eran sus planteamientos iniciales y enivdiamos la creatividad que se realiza fuera. El reto es reconectar con esta manera de entender la creatividad». Para el nuevo director de la fundació Tàpies uno de los principales pilares que se encuentra es el de «mantener el legado de Tàpies como objeto de debate. Que no pase lo que ocurrió con Miró y Picasso con legados cerrados y acabados».

Guerra tiene una larga trayectoria dentro de las instituciones culturales de Barcelona y ha ejercido como comisario en numerosas exposiciones artísticas organizadas en la ciudad.