Cataluña, al borde de la quiebra

La agencia de medición de riesgos Moody’s quiere rebajar aún más la calificación de bono basura de la Generalitat

La agencia de medición de riesgos Moody’s quiere rebajar aún más la calificación de bono basura de la Generalitat

En el popular programa satírico de Polònia tuvieron a bien realizar un gag con el traspaso de la cartera de Economía en la Generalitat con el cambio de gobierno. El conseller saliente, Andreu Mas-Colell, se despedía de Oriol Junqueras con una enorme sonrisa y, nada más salir del despacho, rejuvenecía 20 años. La escena ilustraba a la perfección la delicada situación económica de la Generalitat y avanzaba las dificultades con las que tendría que lidiar el flamante conseller. Dicho y hecho. La agencia de calificación Moody’s ha decidido colocar en revisión para una posible rebaja, aún más, de la deuda a largo plazo de la Generalitat, que actualmente es de Ba2, es decir, bono basura, para situarla en quiebra.

El pasado martes, el ministro de Economía, Luís de Guindos, se reunía de urgencia con Junqueras precisamente por la creciente amenaza de que una agencia de calificación rebajase la categoría de la Generalitat. Esta intervención parece que, por ahora, ha surtido efecto y Moody’s se ha conformado con colocar la situación de Cataluña en revisión. La agencia asegura que hay una incertidumbre creciente ante la capacidad del gobierno catalán de cumplir con sus obligaciones financieras a corto plazo.

La agencia recuerda que Cataluña es una de las comunidades que recurren de manera constante y abundante al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Además, la reciente petición de la Generalitat al Gobierno de poder convertir a largo plazo deuda bancaria con vencimiento a corto plazo tampoco ha gustado. Al respecto, el Estado aún no ha dado respuesta a esta demanda. Por ello, Moody’s destaca los riesgos que podrían afrontar los acreedores de Cataluña «si el Gobierno no proporciona soporte de una manera oportuna».

De momento, la firma coloca la nota de la deuda en revisión a la baja, a la espera de analizar los fondos que recibe Cataluña a través del FLA. La Generalitat pedirá prestados un total de 7.520 millones de euros a cargo de la edición de este año.

Así, la calificación podría bajar si Moody’s concluye que el apoyo financiero del Ejecutivo a Cataluña es insuficiente o si los riesgos de liquidez asociados al programa de deuda a corto plazo no están adecuadamente cubiertos.

La Generalitat pedirá prestados un total de 7.520 millones de euros a cuenta de la edición de este año del FLA, que al igual que en ediciones anteriores cubre, por una parte, el déficit autorizado para este año a las autonomías y, por otra, los vencimientos de deuda. El Govern, además, ha renovado estos últimos días todas las líneas de crédito y préstamos a corto plazo con las entidades financieras correspondientes por valor de 1.072 millones de euros, con el fin de poder «atender puntualmente» sus compromisos de pago. Simultáneamente, el Govern sigue gestionando con el Ministerio la autorización de los préstamos a largo plazo.