CDC admite que el soberanismo no atraviesa su mejor momento y culpa a Esquerra

Homs reconoce que una diferencia mayor con ERC hubiera tenido consecuencias en su relación política

El candidato de CDC a las generales y diputado electo, Francesc Homs
El candidato de CDC a las generales y diputado electo, Francesc Homs

Homs reconoce que una diferencia mayor con ERC hubiera tenido consecuencias en su relación política.

Uno de los focos de atención de las recientes elecciones generales era el de los independentistas catalanes. Las encuestas auguraban un significativo retroceso de CDC y un avance de ERC que no era suficiente para compensar la caída convergente, pero el pronóstico fue erróneo y ambas fuerzas se mantuvieron intactas. ERC mejoró ligeramente sus votos –pero no sus escaños (9)–, mientras que CDC experimentó una caída de sufragios que no desencadenó una pérdida de diputados (8). «Tener 17 de los 47 diputados que se escogen en Cataluña es lo que es», dijo ayer, resignado, el líder de CDC en el Congreso, Francesc Homs, que no dudó en admitir que «el independentismo no está para tirar cohetes».

Homs compareció por la tarde ante la prensa después de la reunión del comité ejecutivo nacional de CDC. Lo hizo con el mismo alivio con el que asumió el domingo el resultado electoral de Convergència. Las encuestas a pie de urna auguraban que CDC se quedaría con solo 5 escaños, así que los 8 finales resultaron balsámicos, entre otras cosas, porque se quedaron a un solo diputado de ERC. «Si el resultado hubiera sido nosotros 5 y Esquerra 11 habría tenido consecuencias», admitió Homs, aunque no aclaró cuáles serían.

Las continuas llamadas de CDC a ERC para que las fuerzas soberanistas vayan de la mano a todas las citas electorales han caído en saco roto, a excepción de las últimas elecciones autonómicas del 27 de septiembre. ERC asumió la coalición de Junts pel Sí para dar forma de plebiscitarias a las elecciones al Parlament y para acelerar el proceso soberanista. Pero los republicanos no parece particularmente predispuestos a repetir este experimento, sobre todo ahora que se saben la fuerza de referencia del movimiento independentista.

Convergència, sin embargo, está determinada a insistir con la lista unitaria, ya que, a su entender, es la mejor manera de batir a En Comú Podem, la formación que arrebató a CiU el Ayuntamiento de Barcelona así como la victoria en las dos últimas elecciones generales. «Competir entre nosotros no nos lleva a ningún lado», subrayó Homs. Y añadió: «Si ha ganado En Comú Podem es porque no ha sido posible la unidad del soberanismo».

El escenario español

Hecho este análisis electoral en Cataluña, el dirigente de CDC se centró en el escenario que se abre en España y que, a su entender, está muy lejos de significar un gobierno inminente del PP de Mariano Rajoy. «No sé qué celebraban el pasado domingo, la verdad. El PP ha quedado primero, eso es cierto, pero no tiene mayoría para gobernar», destacó Homs.

El deseo de los convergentes es poner sus votos a disposición de un gobierno liderado por el PSOE al que deberían dar apoyo Unidos Podemos y varias formaciones periféricas para conseguir un mínimo de estabilidad. «Nuestros ocho escaños, como mínimo, estarán a disposición de esta aritmética, la única posible si es que el PSOE mantiene su anuncio de no abstenerse para facilitar un gobierno del PP», dijo Homs. En la misma línea, enfatizó que «el independentismo vuelve a ser decisivo en la política española» y avisó a los que no quieran unas terceras elecciones de que CDC venderá «a precio de oro» sus apoyos en el Congreso.

Aunque Rajoy tiene la intención de conformar un Gobierno en el próximo mes de julio, Convergència considera que este escenario es prácticamente irreal. «Yo no descartaría que España tuviera un gobierno en funciones hasta finales de año», consideró el diputado electo. En todo caso, CDC dejó claro y sin sombra de duda que sus diputados no apoyarán nunca al PP.

ERC pide a En Comú Podem que se sume al independentismo tras el «sorpasso» frustrado

El candidato de ERC al Congreso, Gabriel Rufián, invitó a la confluencia catalana de Podemos, EnComúPodem (ECP), a sumarse al proyecto independentista tras fracasar el proyecto de sorpasso de Pablo Iglesias al PSOE y al quedar debilitada la apuesta del partido morado por un referéndum pactado sobre Cataluña.

«Están enfadados. Supongo que con los días se les pasará. Les volvemos a invitar al único cambio posible, que es la república catalana. Nosotros no estamos enfadados; hemos ganado un poco más en Cataluña», expuso en rueda de prensa tras la reunión de la permanente de ERC

El cabeza de lista de EnComúPodem (ECP), Xavier Domènech, por su parte, replicó al líder de ERC, Oriol Junqueras, que no han sido los republicanos los que han ganado las elecciones en Cataluña, sino En Comú Podem por lo que les pidió no decirles lo que deben hacer y a abandonar su actitud «paternalista». «Con cariño: hemos ganado dos veces las elecciones. Somos el principal espacio de izquierdas y el primero de reconocimiento de la soberanía plena de Cataluña», dijo.