Chacón se sale con la suya y veta a Navarro

La ex ministra regresa a Barcelona para liderar la lista del PSC el 20-D, en la que tras ganar el pulso a Iceta coloca a sus afines

La ex ministra de Defensa, Carme Chacón
La ex ministra de Defensa, Carme Chacón

La ex ministra regresa a Barcelona para liderar la lista del PSC el 20-D, en la que tras ganar el pulso a Iceta coloca a sus afines

La ex ministra de Defensa, Carme Chacón, cabeza de cartel del PSC a las elecciones generales, se salió ayer con la suya: apartó a Pere Navarro de su candidatura, pese a que contaba con el apoyo del actual primer secretario del partido, Miquel Iceta, y el aval unánime de la federación del Vallès Occidental Oest. El aterrizaje pasajero de Chacón en Cataluña ha devuelto al PSC la tensión que creía aparcada tras la salida de los soberanistas y el relevo de Navarro por Iceta. La ex ministra vive en Madrid y apenas se la ha visto en Nicaragua en los últimos cuatro años, pero ahora regresa a casa para volver a luchar por una plaza en el Congreso de los Diputados.

Ayer tocaba Consejo Nacional del partido para aprobar las listas electorales de 20-D. Y aunque Iceta ha logrado devolver la paz al PSC, el veto de Chacón a Navarro enrareció el encuentro, pese a que las listas fueron aprobadas con el 90 por ciento de los votos.

No era ningún secreto que Chacón no quería al ex primer secretario en su equipo. «La presencia como cabeza de lista de Chacón era incompatible con la presencia de Navarro, con quien –a juicio de la ex ministra– empezó la deriva soberanista del PSC», explicaba ayer una fuente socialista. Aunque fue bajo el mandato de Navarro que el sector más soberanista abandonó el partido, Chacón alega que su presencia el 20-D «confunde» al electorado sobre si el PSC defiende o no el derecho a decidir y ella quiere trasladar el mensaje «claro y rotundo» de que «los socialistas catalanes no quieren romper con España». Su objetivo no es otro que dar la batalla a Ciutadans e intentar recuperar los votos que Albert Rivera robó al PSC en las autonómicas.

Este argumento de la ex ministra no convenció a Iceta ni a la federación del Vallès Occidental que brindaron su total apoyo a Navarro. Sin embargo, tras un tenso debate hasta altas horas de la madrugada de ayer, Chacón se salió con la suya. Navarro rechazó como premio de consolación ser candidato al Senado, donde repetirá Carles Martí.

Historia de un desencuentro

Hay que remontarse a febrero de 2013 para entender este desenlace. En pleno debate sobre el derecho a decidir, forzado por CiU, entonces el matrimonio entre Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida todavía se mantenía en pie, Chacón fue la única diputada del Congreso que se desmarcó del PSC cuando votó a favor de la consulta. Navarro dijo entonces que Chacón no podría ser candidata del PSC si no defendía una consulta legal y acordada.

Lo que ha pasado para que vuelva a repetir como cabeza de cartel a las generales es que en dos años, Navarro ha sido relevado por Iceta, que tras deshacerse de los soberanistas apuesta por cerrar filas en torno al programa federalista de Pedro Sánchez. Juntos, bailando el Don’t Stop me now de Queen, salvaron los muebles en las autonómicas. Ahora, la responsabilidad recae en Chacón y su candidatura en la que ha colocado a sus afines. Germán Rodríguez, jefe de campaña y máximo hombre de confianza de la ex ministra, va de número dos. Su otro hombre de confianza, José Zaragoza, va de cuatro. A cambio ha tragado con Maurici Lucena, hombre de Iceta y Sánchez, que irá de número seis. Los chaconistas lograron que la federación de Barcelona no le apoyara, pero Iceta luchó por que estuviera en la lista. En el tercer y quinto lugar, Chacón ha colocado a Mercè Perea (L’Hospitalet) y Lídia Guinart (Santa Coloma).

En su discurso, Chacón tuvo palabras para Navarro. Agradeció la «calidad humana» de los dirigentes que no irán en su lista. «Buen viaje, pero que no cuenten conmigo», respondió Navarro. No será un viaje fácil, en 2011, Chacón perdió 574.331 votos y por primera vez el PSC no ganó las generales en Cataluña.