Cinco veces Carmen Amaya

El TNC homenajea a la bailaora con el montaje «La Capitana» que incluye piezas de Ramon Oller, Mayte Martín, Joan Guinjoan, Rocío Molina y Jesús Carmona

Bruno y Luca son los barman que regentan «Old Fashioned Gin Tonic & Cocktail Bar», local en el barrio de Gracia que hará las delicias de todos a los que les gustan las nuevas experiencias
Bruno y Luca son los barman que regentan «Old Fashioned Gin Tonic & Cocktail Bar», local en el barrio de Gracia que hará las delicias de todos a los que les gustan las nuevas experiencias

La vida y el arte de la bailaora Carmen Amaya es digna de mil homenajes. Nacida en Barcelona en 1913, consiguió auparse sobre todo lo malo que puede haber en el mundo y a través del flamenco conseguió el sueño de todo artista, ser admirada y reverenciada por el público, los colegas y la crítica por igual. Empezó de la mano de su padre, con apenas seis años, bailando y cantando en las calles por unas monedas. Bajo el embrujo de su talento, consiguió convertirse en uno de esos personajes universales cuyo nombre resonaba en eco en todos los rincones del mundo. Sin ella, el flamenco sería hoy otra cosa. No se puede saber exactamente qué, pero definitivamente otra cosa. Era «La capitana» y siempre respondió a este apodo.

El Teatre Nacional de Catalunya (TNC) rinde homenaje a esta furia escénica con un montaje especial enmarcada dentro de los actos del centenario de su nacimiento. Bajo el nombre «La capitana» incluye cinco números independientes creados por artistas que en un momento u otro cayeron el embrujo que siempre despertaba Amaya. Dirigidos por Xavier Albertí, es un canto a un mito, que busca proyectar al futuro todo el inmenso legado artístico y humano que dejó la bailaora.

La primera de estas piezas es «Anar i tornar» con coreografía y danza de Ramon Oller, junto a la bailarina Maricarmen García, la Escuela de Flamenco La Tani y el Coro de Castañuelas de Barcelona, que ofrecerán una visión de los «ires y venires» de Amaya en su periplo vital y profesional, que pasó por España, Sudamérica y Norteamérica.

La segunda pieza es el estreno de la coreografía «Mandato», de Roció Molina, Premio Nacional de Danza. Le acompañarán Eduardo Trassierra, las palmas de José Manuel Ramos «Oruco» y los trombrones de José Vicente Ortega «Cuco» y Agustín Orozco.

La siguiente composición es una pieza escrita en 1986 del compositor Joan Guinjoan bautizada «Homenatge a Carmen Amaya». Partitura que mezcla la música contemporánea con los efectos tímbricos del flamenco, es, sencillamente, una maravilla capaz de helar la sangre. El conjunto BCN 216 será el encargado de interpretarla bajo la dirección de David Albet.

El cuarto número tendrá como protagonista a Mayte Martín, que cantará a la legendaria Amaya en «Breve suite para Carmen» junto a la guitarra de Juan Ramón Caro. Y así llegaremos a la última pieza, de nuevo centrada en el baile, con el nombre «Tres adjetivos a la Capitana». El bailaor Jesús Carmona saltará al escenario acompañado por la música de Enrique Terrón y el Coro de Castañuelas de Barcelona.

El montaje quiere ir más allá del homenaje y proyectar la sombra de Amaya hacia el futuro. Y no sólo a nivel artístico, sino a nivel humano, ejemplo de esas historias que a los americanos les gusta tanto del «self made woman», una mujer humilde que del Somorrostro acabó por tener un rancho en Buenos Aires, un dúplex en Nueva York y una casa en Madrid, sin olvidar nunca los problemas de su comunidad.

PARA NO PERDERSE

OLD FASHIONED GIN TONIC & COCKTAIL BAR

Dónde:Teatre Nacional de Catalunya (TNC).

Av. de les Arts, 1.

Cuándo: Del 30 de octubre al 10 de noviembre